foto: suenacubano

Se cumplió el milagro....25

IVÓN PEÑALVER | 4/ABR/2013

A propósito del concierto de José Luis Cortés por los 25 años de NG La Banda

Al decir del propio José Luis Cortés, se dio la orden de inicio…“ataca Chicho”.. y fue un “ataque” sonoro de dimensiones espectaculares. Virtuosismo, ritmo, armonía y variedad temática, se unieron para sorpresa de muchos, al confluir invitados distantes musicalmente hablando, del camino del Tosco. Aunque ciertamente los unía una idea común, el concierto de este miércoles demostró que la música hermana más allá de tendencias, preferencias y latitudes.

El Tosco logró hacer una  fiesta anhelada y merecida, sin necesidad de grandes artificios, su música era suficiente. Los invitados defendieron desde posturas estéticas muy definidas la cubanía. Una sonoridad típicamente cubana fluía en los tumbaos e improvisaciones que hicieron al  público clamar y bailar con delirio y notorio deseo de que el espectáculo no acabara.

Su entrada con el solo de flauta indicaba que se hacía la magia de alguien que sabe como pocos llenar los espacios de música. Sobre el escenario fueron apareciendo uno por uno de los cantantes que completan esa familia que José Luis logró fortalecer en 25 años.

Por supuesto, no faltaron los agradecimientos. Lazarito Valdés, director de Bamboleo y Alexander Abreu, líder de Havana d' Primera, como representantes de esa  herencia musical de la que el Tosco es privilegiado, le entregaron de  manos de Orlando Vistel, Presidente del Instituto de la Música, un reconocimiento en nombre de esa institución y de Clave Cubana.

Al público hubo un agradecimiento especial, por haberlo seguido en los mejores momentos y en los menos florecientes. Tampoco faltó un momento para el recuerdo del imprescindible Bebo Valdés.

Los primeros y los actuales NG se encontraron en escena. El mejor y más elocuente ejemplo fue el de Tony Calá que no ha dejado de ser un NG  y que se unió a los  jóvenes cantantes: una dama junto a tres caballeros egresados de  la academia de canto que Cortés decidió crear y hacer  crecer. Calá junto a Descemer Bueno asumieron un tema como “Quisiera volver”,  y realmente la emoción primó.

Siguieron llegando amigos, David Torrens llenó el espacio de bolero al estilo de Orlando Laserie, cual vitrola de los años que corren. Cucú Diamante, interpretó "El Burrito" con una mezcla de música afrocubana y cumbia. Carlos Varela, asumió con la vehemencia que el tema exige, “No es el fin”. Kelvis Ochoa interpretó el tema “Traigo vino, traigo vela” y así se hizo el milagro 25 donde cada uno de los  músicos, con su estilo interactuó con el público de singular manera.

Primó el amor y el respeto de amigos-colegas que fueron invitados por José Luis, según él, a divertirse con el público cubano. A modo de broma distinguió su concierto diferente porque había decidido compartir el espacio con trovadores, pero en ese momento fueron  mucho más que eso, fueron exponentes de un sentir por la música que va más allá del puro placer.

Todos los músicos que participaron, los que como Elito Revé estaban en el  público o los grandes de otros ámbitos que se identifican con él como Javier Sotomator, encontraron en la noche de este 3 de abril en el Teatro Mella, una escuela de  música  y vida. Pareciera que 25 años no son nada solo futuro por hacer, pues al decir del Tosco “a estas alturas del campeonato solo le queda echar pa'lante”.

Y así quedó demostrado…

Más leídas