foto: Gabriel Guerra Bianchini

La historia de la canción “Porque tú no estás”

Daymé Arocena | 24/AGO/2020

Las experiencias que inspiraron este tema y lo que aprendí de ellas me convirtieron en una mujer lista para amar a plenitud.

Yo no sé amar a medias. No he aprendido. A los 15 años tuve mi primer novio y con él estuve unos siete largos años. Era un amor sumido en la codependencia más profunda. Él vivía lleno de inseguridades y celos, provocando daños irreparables en la relación. Tras nuestra separación, decidí salir de mi burbuja y enfrentarme al mundo real, de amores y desamores.

Siempre se visualiza al artista como alguien bohemio, divertido y desenfadado. Alguien que no siempre está atado a relaciones heteronormativas, que encuentra inspiración en esas maneras poco ortodoxas de vivir y amar. Pero para cuando comencé a escribir esta canción, yo vivía una adolescencia tardía, con la mira puesta en la búsqueda del amor más puro y no del placer al azar.

Por aquellos días, coincidí por primera vez en concierto con un músico cubano al que admiraba profundamente desde que era una muchachita. Él se deslumbró al escucharme cantar y desde ese mismo día acordamos “tomar un café” o lo que se traduce en “tener una cita”.

Idealicé de inmediato una relación real, porque sentía que a su lado podía aprender mucho como artista y juntos podíamos crear y crecer. Algo que para él era todo lo contrario: la relación tenía que ser secreta y oculta, porque se trataba de diversión, placer, cero compromiso y sobre todo manipulación. Yo era muy joven y tenía un corazón demasiado inocente para entender que eran sus complejos los que lo ataban. Él necesitaba llevar de la mano a una Barbie para estar a tono con el mundillo musical y equilibrar su ego, y yo simplemente no entraba en el molde de tales estereotipos.

Cuando empecé a despertar y a cuestionar su comportamiento caímos en la típica nebulosa de argumentos vacíos, donde la mujer es la loca, la histérica y la desequilibrada. Además, recibí la manida sentencia de: “te vas a quedar sola”.

Porque tú no estás” se refiere específicamente a las personas que te hacen sentir insignificante, que tienen la autoestima baja y, por tal motivo, necesitan fomentar en ti sentimientos de inseguridad. Cuenta la historia de mi segundo amor, totalmente quebrado y su inminente ruptura. Habla de un final hiriente, pero reconfortante; de una experiencia de vida que sirvió como base para aprender a identificar aquellas personas tóxicas que intentan absorber tu energía y tu luz.

Esta es una canción escrita en dos partes, con años de distancia entre sí, porque me costó mucho llegar a la conclusión que hoy es mi máxima de vida y llevo tatuada en el alma: no permitirle a nadie subvalorarme y/o subestimarme. A partir de esa convicción y de ese razonamiento me convertí en una mujer lista para amar a plenitud. Como bien dice la canción: “No tildé de triste el gris, ni de mustia la ciudad porque tú no estás”.

Más leídas