“Lágrimas negras”: 90 años de un bolero-son colmado de bendiciones

Ana M. Torres | 30/JUL/2020

Breve análisis sobre el devenir de una de las composiciones más famosas de Miguel Matamoros.

Este es un año muy significativo para la historia de la música cubana, pues se celebran los aniversarios 95 de la fundación del Trío Matamoros y el 90 del estreno de la mundialmente conocida obra “Lágrimas negras” por los emblemáticos artistas Miguel Matamoros, Siro Rodríguez y Rafael Cueto.

Desde que en 1930 ellos cantaran por primera vez la pieza, esta se ganó la admiración y el deseo insaciable de casi todos de interpretarla, hacerla íntimamente suya y hacer vibrar a cuantos amantes la escucharan. Así, esta canción ha sido una entrega inolvidable dentro del repertorio de personalidades como Barbarito Diez, María Teresa Vera, Omara Portuondo, Celia Cruz, Olga Guillot, Compay Segundo, Aymeé Nuviola, Alain Pérez, María Dolores Pradera, Gal Costa, Cesaria Evora, Sara Montiel, Daniel Santos, José Feliciano, Rubén Blades, entre otros.

Entre los referentes interpretativos más impactantes en este siglo de “Lágrimas negras”, sin lugar a dudas sobresalen el pianista Bebo Valdés junto al cantaor Diego El Cigala, quienes acompañados por Paquito D'Rivera en 2002 encumbraron esa creación de Matamoros dentro del mercado internacional contemporáneo de la música. A partir de ese momento, las presentaciones de El Cigala invariablemente siempre incluyen el legendario tema, cuyo sentir, arropado con el canto flamenco, vuelve a revivir cada vez aquel llanto de mujer escuchado hace 90 años por Miguel Matamoros y cuya historia de desamor el músico cubano convirtió en un bolero-son colmado de bendiciones.

Más leídas