Dos gardenias para Antonio Machín

Dana Caballero | 4/AGO/2020

El cantautor cubano, fallecido el 4 de agosto de 1977 en Sevilla, logró conmover a muchos seguidores ibéricos con hermoso boleros, como el compuesto por Isolina Carrillo.

Varios medios de prensa españoles homenajean hace días y también hoy a Antonio Machín, quien, en más de tres décadas residiendo y compartiendo su música en Europa, llegó a convertirse en el bolerista cubano por antonomasia en las tierras ibéricas.

En El Correo de Andalucía, el columnista Ramón Reig rememora el tributo a Machín, fallecido en Madrid el 4 de agosto de 1977, a los 74 años de edad. “Descansa en el Cementerio de San Fernando de Sevilla, donde sus compatriotas y familiares lo recuerdan cada año rociando su tumba con ron cubano y cantando alguno de sus boleros”.

Respecto a la trascendencia del músico y cantante cubano en España tras la Segunda Guerra Mundial señala Reig, “su nombre va unido a mí desde niño, cuando yo jugaba en el suelo de mi casa mientras mi madre escuchaba en la radio esos programas de canciones dedicadas en los que no solían faltar “Madrecita”, “Angelitos negros” o “Dos gardenias”. (…) Antonio Machín, uno de los grandes cantantes de cubanos de boleros y de música popular que llegó a Sevilla para quedarse para siempre”.

La historia de “Dos gardenias” contada por Lino Betancourt, musicólogo y amigo de la autora.

Precisamente las piezas referidas antes, junto a “Bésame mucho”, “El manisero”, “Angelitos negros”, además de otras canciones antológicas del repertorio cubano y latinoamericano, le valieron a Machín la admiración de figuras de la música española como Joan Manuel Serrat, quien aseguró que esas composiciones cantadas por el cubano eran “una ventana por donde penetraba la luz en unos tiempos muy sombríos”, según refiere el periódico El Mundo.

Compuesto por Isolina Carrillo en el 1945, el bolero “Dos Gardenias” fue registrado el 23 de abril de 1948 en la Sociedad de Autores de Cuba. En México, la compositora recibió el Premio Ariel en 1952 por mantenerse su canción por dos años consecutivos en la preferencia del público. Si bien la obra se ha distinguido desde su creación como una de las más populares e interpretadas de la música cubana en la Isla y en el mundo, le cabe a Antonio Machín el gran mérito de darla a conocer en España y Europa, tal como reconoció el destacado musicógrafo Lino Betancourt.

Como justo reconocimiento a sus raíces (mezcla gallega y afrocubana) y a su trayectoria personal y artística vivida entre Cuba y España, a 43 años del deceso de Antonio Machín, “Dos gardenias” pueden honrar el querer y el respeto de cubanos y españoles por un bolerista inolvidable.

Más leídas