foto: Tomada de su Instagram

Los Van Van, la historia detrás del éxito musical

Lenay Barceló | 4/SEP/2020

Juan Formell confesó detalles de su peculiaridad a la hora de componer y concebir canciones que luego serían hits en Cuba y el mundo.

El Tren de la Música Cubana, la orquesta Los Van Van, tiene una carta de presentación internacional que lo destaca como líder de las bandas de música popular bailable de todos los tiempos. Dicho reconocimiento es resultado de la globalización de muchos temas musicales que ya forman parte indisoluble del repertorio de bailadores de casino y salsa en todo el mundo.

La historia no contada de éxitos añejos como “Aquí el que baila gana”, “La Candela”, “Chirrín Chirrán”, “Sandunguera”, “Qué sorpresa” y los contemporáneos “Qué cosas tiene la vida”, “Temba, Tumba, Timba”, “Amiga mía”, “La Keratina”, “Después de todo” y muchos otros tiene su origen en la manera de crear de Juan Formell.

Así relataba el creador del songo en entrevista al diario Juventud Rebelde: “A veces escribo textos que son críticos; otras, crónicas, pero tienen un por qué” (…) “Eso sí, uso un lenguaje sencillo para que el bailador pueda disfrutarlo. Me gusta estar en la calle, porque allí aparecen las frases más ingeniosas. Y de una frase hago la historia y el montuno, fundamental, pues es lo que repite la gente y provoca al bailador. Esa es nuestra diferencia con la salsa de Nueva York o de Puerto Rico”, refirió Formell en conversación con el periodista José Luis Estrada Betancourt.

En otro momento confesó a la prensa: “Para mí lo primero es la historia que voy a contar. Yo no me he desvinculado jamás de la vida de la población, no por nada, sino porque me gusta convivir con la gente, hacer una cola, oír conversaciones. La cola del pan es ideal para eso: ahí tú oyes cada cosa… Y es que el cubano tiene la virtud de que a veces resume una cosa muy importante con una sola frase. Y a partir de una frase a veces yo construyo una historia”.

Luego de la concepción de la letra venía un proceso bien importante para Formell y así lo describió: “después viene algo que es decisivo para mí: el montuno. Yo creo que la calidad del estribillo es lo que decide la suerte de un número bailable”. Eso es lo que atrapa de la música de los Van Van, que logran llevar al pentagrama la traducción de la Cuba que acontece ante los ojos de sus hijos y de todos aquellos que llegan a visitarla con curiosidad.

Pasarán los años y ese sello que estableció Juan Formell seguirá vivo en cada canción, porque su orquesta y su heredero musical, Samuel Formell, lo mantendrán para que los éxitos musicales de Los Van Van sigan creciendo y volviéndose universales.

Más leídas