foto: VSC

Una amistad que sigue “Removiendo el piso”

Adnaloy Hernández | 18/JUL/2017

Descemer Bueno y Omi Hernández lanzan una versión urbana de la exitosa balada.

Comenzaba el mes de marzo de 2013 cuando esta periodista conoció a Omar Hernández (Omi), en su primer concierto de Descemer Bueno, con sede en el concurrido Boulevard de San José de las Lajas, capital provincial de Mayabeque.

Diana Marta Alcántara –en aquel entonces productora de Descemer- concertó una entrevista posterior que nunca olvidará quien escribe, el 8 de marzo en MB Sound, donde comenzó a descubrir el talento musical y la virtud humana de ese joven apenas conocido, pues muchos se preguntaban de dónde había salido.

Publicamos en Suenacubano "Omi, más allá de una canción", como acercamiento primario al músico y sus diferentes aristas: compositor, pianista, cantante, arreglista y productor musical.

Sin dudas, su voz melódica y encanto natural hicieron de “Ella” una de las canciones preferidas del disco Bueno, que demostró además la extraordinaria química profesional y esbozó un camino de colaboración entre ambos compositores.

Tiempo después, Omi se arriesgaría en los medios cubanos con una balada que todavía hoy, sigue “Removiendo el piso”, despierta emociones y llega al alma. Con el videoclip realizado por el gran Alejandro Pérez, también ganaría la preferencia popular, sobre todo, del público más joven.

Meses más tarde –tras un silencio, puede que estratégico- vuelve a los oídos igual letra con diferente sonoridad. Se transforma así la balada mágica, encantadora, hechizante; en un tema más comercial, para bailar en verano, con el protagonismo –esta vez- de bellos acordes de guitarra y la inserción de versos al estilo de Descemer: Tu corazón y el mío están latiendo/ A un mismo ritmo pero no lo entiendo/ Aunque la vida siga contra el tiempo/ Ya no sé qué hacer pa´ que me perdones/ No quiero hablar ni escribir canciones/ Quiero tus besos, no quiero razones/ Ya no sé qué hacer/.

Bienvenida sea esta versión, un recurso tan de moda y tan antiguo, para dar otros aires a una canción que, quizás, será la mejor y más preciada del repertorio de Omi.

Como suele suceder, si de elecciones se trata, esta periodista prefiere la magia de la versión original, que no pocas veces le hizo suspirar y trae a la piel sensaciones inolvidables. Pero no duden, que también se dejará llevar por su ritmo renovado este verano 2017.

¡Tanto pudiera escribirse! Mejor dejar la expectativa de escuchar el nuevo tema para que, seguramente, usted agradezca el hecho afortunado de esta amistad -entre Descemer y Omi- que nació para seguir, por mucho tiempo, removiéndonos el piso.