foto: Suenacubano

Tanya: Después de veinte años “en este pueblo”

Marino Luzardo | 20/NOV/2013

La cantante cubana Tanya Rodríguez conversa sobre su regreso a Cuba y su nueva producción discográfica

Cuando me dijeron que tenía cita con ella me volví de piedra. No sabía que estaba en la Habana, mucho menos que ya se había presentado ante el público cubano. Luego una llamada telefónica nos puso en contacto y confirmamos nuestro encuentro. Llegamos al mismo tiempo y mientras me acercaba descubría una fisonomía que enseguida me resultó familiar, no podía ser de otra manera. Ni un siglo de por medio hubieran borrado sus ojos de mi memoria. Con ese swing extraordinario y esa personalidad arrolladora, me ofreció una sonrisa como antesala de una linda conversación que borró años y distancias. Con Tanya en el Habana Libre dialogamos para suenacubano.com

Eres la cubana que con mayor vehemencia ha defendido el rock. ¿Cómo recuerdas tu acercamiento a este género?

Mira puedo decirte que fue casi por casualidad, a mí siempre me gustó sin saber que era Rock lo que estaba oyendo. Fueron muchas las agrupaciones que escuchaba pero no estaba al tanto de que eso era Rock. Me gustaba mucho ABBA y cantaba sus canciones. Recuerdo que en el preuniversitario ya yo hacía mis canciones que tenían más que ver con la trova y las cantaba en los festivales. Un buen día me dio por cantar canciones en inglés y alguien me dijo que estaban buscando una intérprete que cantara en ese idioma. Estando en los ensayos me ve Enrique González director del grupo Arte Vivo y me dice; necesito que vengas conmigo, me hace falta una cantante de rock y tu lo haces muy bien. Repito que no tenía la más mínima idea de que rockeaba. Llegué a los ensayos de Arte Vivo y empecé con ellos de inmediato a sumergirme en el rock sinfónico que hacían, esa fue mi escuela.

¿Cómo llegas a Monte de Espuma?

A los dos o tres años Arte Vivo se desintegra y Mario Dali, también de la banda, funda Monte de Espuma donde teníamos la impronta de Arte Vivo pero hacíamos música un tanto más comercial.

Además de su director ¿Quién fue Mario Dali para Tanya?

Mario fue también una escuela, porque se preocupó mucho por mi formación. Me llevó a dar clases de actuación con Armando Suárez del Villar y de canto con Mariana de Gonicht. Era el momento de aprender y así lo hice y en ese sentido mucho le debo. Fue un gran soporte, el empujón necesario para el arranque de mi carrera. Luego hicimos el disco “Latino” que se ubicó muy bien en la preferencia del público y tengo recuerdos muy gratos de esa etapa.

¿Cuando decides hacer carrera de manera independiente?

Pasaron muchas cosas, la primera era que sentía que había puntos en los cuales la banda y yo no coincidíamos. Su repertorio la verdad no me interesaba del todo. Yo disfrutaba mis temas y alguna que otra canción de Mario Dali pero hubo varias que nada tenían que ver conmigo. Así comenzaron las discrepancias porque no me sentía cómoda. Monte de Espuma se desintegra y yo decido tomar mi camino y hacer mi agrupación. Por supuesto eso llevó un esfuerzo tremendo de mi parte para que todos me reconocieran como solista, enriquecí mi repertorio asumiendo mis composiciones y algunas de otros autores como Donato Poveda.

¿Cuándo sentiste que te habías afianzado como cantautora?

Creo que con “Acorralada”, fue como para ponerle el cuño. La presenté en OTI '91 en el concurso nacional donde se elegía la canción que viajaría a la competencia internacional. Obtuve el premio de la popularidad. No te puedes imaginar cuanta repercusión tuvo eso en mí. Fue algo impresionante y me di cuenta del impacto que había causado. Donde quiera que llegaba la gente se excedía en atenciones conmigo, fue lo máximo de verdad. Luego también asociada a la OTI llegó “Perdida en el Tiempo” que fíjate que curioso, la envié para que participara en el '92 y no la aceptaron, luego en el '93 la incluyeron y cogió el segundo lugar. Si te soy sincera no me interesó el premio que dio el jurado, me interesó mucho más que la gente me premiara con su aceptación, no hay nada mejor que eso para un artista. Tanto es así que hasta hoy esas canciones permanecen en el recuerdo de los cubanos. Yo no estaba muy al tanto de eso pero he comprobado de un tiempo a esta parte que muchos intérpretes tienen temas míos en su repertorio.

¿Has mantenido comunicación con los músicos cubanos residentes en la isla?

Como te dije me desvinculé mucho. Hace tres años Osamu me contactó en Estados Unidos y fue que me vine  a enterar de lo que estaba pasando musicalmente en Cuba y de que la gente aún me recordaba mucho. Allá participé con él en sus conciertos, también lo hice con X Alfonso, con Edesio Alejandro y así han nacido colaboraciones muy interesantes. Luego el mismo Osamu me insistió para que viniera y empezó a preparase este viaje después de 20 años.

En todo este tiempo ¿qué ha pasado con Tanya?

He estado cantando, componiendo y hace unos años presenté el disco “En este Pueblo”. Lo quería hacer de canciones de amor. Pasé tanto trabajo para que al fin se materializara que ese día a día y ese choque constante con varios obstáculos me hizo repensarlo y transformarlo en un material, donde se habla precisamente de todo lo que tenemos que enfrentar en este mundo para salir adelante. Es un disco bastante crítico que tiene temas como “La Reforma” que es mi canción para los emigrantes en un país que tiene millones de indocumentados y “En este pueblo”, que puede ser cualquiera, que toma como base fenómenos como las violaciones en la calle, la crueldad hacia los animales, el constante trabajar para ganar dinero alejándote de la familia dando lugar a que aparezca la droga en los adolescentes. Así aparecen en el disco uno tras otro temas sociales que alternan con canciones de amor.

Una vez expresaste que no creías que era el momento oportuno para regresar ¿Que te hizo pensar que este sí lo era?

Me explico: canté el viernes con David Blanco en el Pabellón Cuba, luego en el Karl Marx el sábado en la Gala del Homenaje a los Beatles y todo fue muy espontáneo, recibí ovaciones tremendas incluso de gente que no me conocía. No sé si hace dos años hubiera podido hacerlo. Creo que se han dado muchos pasos positivos y favorables que hacen que hoy la realidad sea diferente, sobre todo en cuanto a la presencia en escenarios de aquí de músicos cubanos que residen en Estados Unidos y otros lugares.

¿Puede ser éste el punto de partida para futuras colaboraciones?

¡Sí cómo no! Con David Blanco, Milada Milet, Luna Manzanares, Osamu y Yory, Izquierdo Reservado, Beatriz Márquez que canta una balada pop mía y otros artistas con los cuales estoy como se dice “en conversaciones”.  

¿Podrá hacerse un concierto exclusivo de Tanya en la Habana, donde sea ella quien invite a los demás?

Tal vez el año que viene. Quiero que sea algo muy bien preparado porque este viaje ha sido a lo loco, estamos inventando todo aunque a decir verdad, lo he disfrutado sobremanera. Me han invitado mucha gente a sus conciertos pero no puedo estar en todos, ojalá pudiera, sería para mí un placer.

¿Estás presentando en Cuba temas nuevos o los que ya conocemos?

Las dos cosas porque no se puede llegar después de veinte años con estrenos nada más, la gente quiere recordar y eso es bueno. Pero también estoy ofreciendo dos temas, uno en la línea del pop-rock y otro que es una balada para llegar a más gente, se llama “Para no pensar en ti”, presiento que gustará mucho.

¿Qué es lo que más agradeces y reprochas a la distancia?

Le reprocho el haberme tenido que ir, a nadie le gusta alejarse, pero es que pasa como con las parejas, sino te llevas bien es mejor romper y marcharse. Por otra parte le agradezco mi crecimiento como artista. El haber tenido acceso a tantas cosas sobre todo a tanta información, me ha hecho cambiar mi visión de la vida y eso se refleja en mi obra. He aprendido de todo, de interpretación, de composición, de arreglos, hasta de cine fíjate. También he chocado mucho con la verdad, como decimos los cubanos y sin eso no hubiera podido concebir  “En este Pueblo”. He madurado mucho te lo aseguro. Creo que si hubiera tenido acceso a tantas fuentes cuando empezaba mi carrera, hubiera sido una mejor artista y por supuesto ante todo un mejor ser humano, aunque no me considero mala en ninguna de las dos cosas ¿ok? (Risas)

¿Tienes ya material suficiente para otro disco?

¡Claro! Pero quiero que sea con canciones de amor.

¿Habrá posibilidad de tener ése y “En este pueblo” en Cuba?

Me parece que ya no hay ninguna puerta cerrada, que ya no hay barreras. Estoy muy positiva y he visto toda la apertura que ha habido, la recepción que he tenido y creo que sí. Me haría muy feliz. Este intercambio cultural que se ha abierto significa mucho para todos. El hecho de que yo esté aquí otra vez, me hace pensar que vamos hacia adelante y sin frenos.

¿Algún mensaje especial para nuestros lectores?

Que los quiero aunque muchos no me conozcan y que ojalá este sea el comienzo de muchas cosas que quiero hacer en mi país: “En este Pueblo”.

Con la alegría asomando por sus ojos y la seguridad que solo se siente pisando la tierra que nos vió nacer, quedamos en vernos. Usted puede ser parte de ese encuentro este fin de semana pues estará en el Bertold Brecht. El sábado invitada por David Blanco y el domingo por Osamu. Mientras escribo oigo “En este pueblo” un disco absolutamente nuevo para mí, sin embargo me parece que nunca dejé de escuchar esa voz que una vez estuvo entre nosotros acorralada y perdida en el tiempo. Hoy ha regresado para reafirmar que a pesar de la distancia y los años. su amor hecho música, Suena Cubano.