Ecos de Siboney: Ecos de Compay

Marino Luzardo | 26/SEP/2012

Ayer recibimos Al Mediodía de la TV Cubana una representación de Ecos de Siboney agrupación que nació motivada por un sentimiento familiar, ya que fue el célebre Compay Segundo quien le sugirió a sus 4 nietos que la formaran con el objetivo de garantizar la continuación de lo más renombrado de la trova tradicional cubana.

Ayer recibimos Al Mediodía de la TV Cubana una representación de Ecos de Siboney agrupación que nació motivada por un sentimiento familiar, ya que fue el célebre Compay Segundo quien le sugirió a sus 4 nietos que la formaran con el objetivo de garantizar la continuación de lo más renombrado de la trova tradicional cubana.

El nombre Ecos de Siboney está dedicado al lugar donde nació Francisco Repilado (Compay Segundo) el 18 de noviembre de 1907 en la zona del balneario de Siboney, a unos 15 kilómetros de la ciudad de Santiago de Cuba.

Cuatro nietos de Compay Segundo, integran Ecos de Siboney. Ellos son: Ernesto de 34 años, Alejandro de 31, Leonardo de 28 y Reinier de 25. Todos son hijos de Amparo Repilado, la hija del Compay que cantó con él cuando éste se separó de Lorenzo Hierrezuelo, del famoso dúo Los compadres.

Amparo es la Directora Artística del grupo y su esposo, José Antonio Morales, el Representante. Son además los orgullosos padres de estos muchachos. Para conocer lo que sienten por su abuelo, habla en nombre de sus hermanos, Leonardo Morales Repilado.

Al preguntar como recuerdan a su abuelo responde Ernesto Morales director
de la agrupación:

 

¿Qué yo puedo decir de mi abuelo?

 

Él era para mí lo más grande que un nieto puede tener. Fue la mayor inspiración para que yo pudiera hacer música. Mi abuelo significó una embajada cultural para la música cubana, viajó a muchos países y cantaba y tocaba con mucho amor, pero era muy amoroso con sus nietos y nos daba muy buenos consejos sobre los valores humanos, porque era alguien muy, pero muy especial...

Recuerdo que cada vez que hacía un viaje, nos relataba sus experiencias y se enorgullecía de poder representar a Cuba con tanto éxito.

Mi abuelo tenía tema para todo, era muy respetuoso y muy caballeroso con las mujeres ...también muy cariñoso con sus hijos y sus nietos. Era una gran persona, inspiraba mucho respeto y nos dejó un recuerdo imborrable.

Estuve viviendo varios años con él y siempre tengo en mi mente sus consejos, sus recomendaciones y su respeto hacía los compañeros. Lo único que siento es que no pude actuar con él, es algo que quedó pendiente. Mi mamá es la extensión de mi abuelo, y por eso estamos haciendo música con el mejor de los sentimientos, honrando su memoria.

Mi abuelo enseñó música a sus nietos, él fue el autor intelectual y material de Ecos de Siboney. Recuerdo que la última vez que cogió la guitarra fue para tocar Besos Diabólicos. De ahí no tocó más. Su muerte fue un golpe demasiado duro para nosotros, no nos acostumbramos a haberlo perdido. Pero seguimos su ejemplo y no lo vamos a defraudar.

El septeto incursiona por diferentes géneros populares: son, guaracha, bolero, balada, canción, mambo, zamba-son, guajira, habanera, afro-son,
guaguancó-son y merengue.

Para todos los músicos de Ecos de Siboney, Compay Segundo significa mucho, pues los estimuló a organizar el conjunto, de ahí que su ejemplo y enseñanzas, los guían en el trabajo profesional y en la vida.

Al inicio de cada actuación de Ecos de Siboney se escucha la voz de Compay Segundo presentando a sus nietos. Es algo muy emocionante que humedece los ojos y apresura los latidos del corazón, al recordar al querido e inolvidable músico cubano.

Indagando en la trayectoria del grupo, conocimos que Ecos de Siboney, se propone cultivar la poesía hecha música de los compositores más ilustres de Cuba, centrando su repertorio en la "poesía montuna" de Máximo Francisco Repilado Muñoz (Compay Segundo) con el cual existe una identificación ancestral y un compromiso que ha echado raíces para siempre.

El son cubano, caluroso y tropical, se ha sembrado en los integrantes de
este septeto, en el cual coinciden instrumentos tradicionales de cuerdas,
percusión mayor y menor.

El sonido melodioso del tres y la combinación de voces primas y segunda,
apoyado por un cadencioso coro, hacen resaltar la armonía y la melodía con
algunos matices de contemporaneidad en las interpretaciones.

La cadencia del contrabajo y la guitarra como acompañantes del tres guían a la agrupación hacia el puerto seguro de la tradición, respetando la naturaleza musical del típico son cubano. Y para completar los clarinetes Primo y Segundo, le dan ese toque majestuoso y único que diferencia a la agrupación de cualquier otra.

Desde la intimidad de sus voces, se proyecta un sentimiento natural de
cubanía que brota del alma de sus intérpretes y que hacen diana sin duda
en el corazón de quienes lo escuchan.

Este fin de semana se presentan en concierto específicamente el sábado a las 7pm en Bellas Artes celebrando sus 15 años. Acérquese y disfrute de estos Ecos de Siboney cuyo estilo indiscutiblemente Suena Cubano.