foto: G. H.

"Hay que tocar con el corazón y poder llegar a las personas"

A. NARANJO | 19/JUL/2017

El pianista cubanomezcal el jazz con la música isleña y sus raíces africanas.

El pianista y percusionista cubano, considerado uno de los más grandes instrumentistas a nivel mundial, llega hoy a Jazz en la Costa con su nuevo disco ABUC (Cuba al revés) donde rinde un homenaje a la música cubana de todos los tiempos. Roberto Fonseca encarna hoy en día la reunión entre el jazz y la música de la isla, además de reivindicar siempre las raíces africanas

En la música de Fonseca, África se muestra como una de sus grandes pasiones. Si bien la conexión con la raza, la religión y lo que recibe como herencia determina su esencia, unido a la posibilidad de fusionar géneros, estilos y ritmos, lo cual le ofrecen un universo amplio y original.

Querría empezar preguntándole por Temperamento, su primer grupo y una anécdota: en un local habanero decían siempre por teléfono que tocaba Temperamento. Todos los días, tocase quien tocase. "Porque así siempre se llena", explicaba el camarero. ¿Orgulloso?

(Carcajada) ¡Por supuesto! A pesar de que estoy continuamente girando por todo el mundo, cosa por la que doy gracias siempre por esto, para mí es un placer seguir tocando en Cuba cuando estoy en La Habana. En la Zorra y el Cuervo me siento muy orgulloso de seguir llenándolo cada día.

Tiene varios discos pero Zamazú ¿fue el salto definitivo?

Definitivamente. Zamazú es la culminación de todo lo anterior. Con este disco materializé la música que quiero hacer. Con el éxito que tuvo el disco y después de girar con él durante dos años por lugares de todo el mundo, puedo decir con satisfacción que no estaba equivocado.

Tras su gira con Buena Vista Social Club hace diez años todo el mundo hablaba de usted. ¿Se lo esperaba?

La verdad es que no. He aprendido mucho a su lado y he sido muy afortunado de poder compartir con ellos y tener una afinidad muy grande. Aprendí a hacer mi música sencilla, transparente, fácil… No es necesario arreglos complicados o música muy recargada. Simplemente hay que tocar con el corazón y hacer llegar la música a las personas. Concretamente de Ibrahim Ferrer aprendí mucho y mi música está muy influenciada por el tiempo que pasamos juntos. Nunca podré agradecérselo lo suficiente.

El éxito de nombres como Chucho y Rubalcaba ha potenciado la salida de otros nombres de la pianística cubana?

Creo que son grandes pianistas y lo que nos han traído es la posibilidad de que más gente se interese por la pianística cubana y por todo lo que está pasando en Cuba, que es mucho.

En Cuba hay de todo. Pero la pregunta del millón es: ¿por qué hay tantos buenos músicos en este lugar?

Somos isleños y el factor mayor y más importante es que somos muy apasionados. Tenemos muchas herencias de diferente partes del mundo. También debido a la enseñanza en las escuelas de arte, que es lo que nos hace ver la música y entenderla de una manera muy diferente a muchos otros países.

Algunos nombres que tenemos que seguir en breve.

Todos los que defiendan lo que hacen y creen en ello.

Ya por último: dicen que Cuba es la isla de la música, pero los que vienen de allí últimamente dicen que todo era reggaetón.

Bueno al igual que el resto del mundo. (Carcajada). Es un tipo de música facilona y pegadiza y esto hace que sea algo muy comercial. A mí no me gusta, pero hay que respetar a la gente.

Usted vive en Cuba ¿Cómo ve el futuro próximo de la isla?

Como el futuro de cualquier país. Todo esperamos que todo mejore en nuestros países. Yo deseo siempre el futuro sea mejor que el presente, porque vivo allí y nunca lo viviría en otro lugar.

Tomado de Granada Hoy