foto: Facebook Oficial del artista

“Cuba es mi segunda patria musical”

Alba Lucía Soto | 2/ENE/2018

El guitarrista y productor musical español Gabi Martínez comenta su experiencia alrededor de la música cubana.

A propósito de su colaboración como guitarrista en el disco Desahogos del 10/11/12, del grupo Karamba, Suenacubano conversó con el destacado instrumentista y productor español Gabi Martínez. En declaraciones al Portal de la música cubana, el artista que ha trabajado por mucho tiempo con músicos cubanos, ofreció detalles sobre su experiencia y sus proyectos actuales.

Eres un destacado guitarrista y productor español, que actualmente está caminando con paso bien firme por la música internacional, pero antes de hablar de tus logros quisiéramos acercar al público un poco a tus inicios en la música. Cuéntanos como fue tu formación y cómo llegaste a elegir la guitarra como uno de tus instrumentos más importantes.

¡Muchas gracias! Fue algo natural para mí. Mi abuelo era guitarrista también y en mi casa siempre ha habido guitarras, es parte de la cultura española. En España, cuando hay una fiesta, siempre alguien saca la guitarra y se pone a cantar.

Aprendí los primeros acordes de mi abuelo, luego en la escuela. Siempre comento que de niño lloraba porque no quería ir a estudiar guitarra, y luego no hubo quien me la quitase. Después estudié música moderna, armonía, composición. La guitarra siempre ha sido mi pasión, siempre que veía un grupo me quedaba anonadado con el guitarrista. Es mi forma de expresión, no me imagino mi vida sin una guitarra en mis manos. Fue amor a primera vista.

Desde tu experiencia en el trabajo con músicos cubanos, ¿qué opinas sobre la música cubana y el estado actual de la misma? ¿Qué está influyendo en que ya algunos de nuestros músicos estén incluyéndose en grandes certámenes internacionales como los Latin Grammy, cuando hace 20 años eso era casi imposible?

Como comentas, yo he estado muchísimo tiempo trabajando con música y músicos cubanos, considero Cuba una segunda patria musical. Desde mi punto de vista, la música cubana estaba y está en un excelente momento de forma. En los últimos 20 años el avance más importante que ha habido para el mundo de la música es esto: internet.

Ahora podemos llegar desde nuestra laptop a sitios donde antes era imposible llegar. Quiero aclarar que aunque puedas llegar, no quiere decir que debas llegar gratis, (risas). Esta difusión es la que ha permitido que la música latina, en general, tenga mucho más protagonismo y repercusión a nivel mundial. La música y los músicos cubanos siempre han tenido un nivel excelente, con una tradición cultural riquísima. Creo que en los próximos años, podéis estar seguros de que seguirá incrementándose la presencia de músicos y música cubana en certámenes internacionales, sin ninguna duda.

¿Cuáles son esos momentos importantes dentro de tu carrera profesional, esas primeras agrupaciones donde trabajaste?, ¿qué experiencias consideras como más importantes?

Tengo muchos momentos inolvidables. Yo comencé, como muchos otros, en bandas de rock locales de mi ciudad, y me surgió la oportunidad de trabajar con el cantautor nicaragüense nominado al Latin Grammy, Ramon Mejía "Perrozompopo" (hermano de Luis Enrique). Después también tuve la oportunidad de trabajar con la agrupación cubana Karamba, tuvimos muy buenos momentos. No podría elegir solo unos pocos, a mí de la música me gusta todo. Siempre lo digo, para mí una semana ideal es estar de lunes a miércoles en el estudio y de jueves a domingo tocando en directo.

La experiencia más importante que he podido adquirir como músico es que la música es un aprendizaje constante. Y como en cualquier forma de arte, las tendencias cambian, los sonidos cambian. Tienes que readaptar lo aprendido y eso te hace crecer. A mí me gusta toda la música, de verdad no hago distinciones. Y la música, como cualquier experiencia vital, la puedes disfrutar solo, pero es muchísimo más gratificante si lo haces en buena compañía. Creo que a veces la gente tiene miedo de los cambios o a la competencia, sobre todo en un sitio repleto de talento como es Los Ángeles, pero yo creo que ambas cosas son buenísimas y nos hacen dar lo mejor de nosotros mismos.

¿Cómo llegas al mundo de la producción musical? Cuál ha sido tu experiencia en este sentido?

Me ha encantado siempre todo el proceso de creación de un disco. Ya en mis primeros trabajos intentaba estar lo máximo posible en el estudio, y aprender todo lo que podía de todo el que me rodeaba. Mucha gente en la música tiene el sueño de ser artista, siempre me interesó todo el proceso que había detrás ¿Quiénes eran los músicos de sesión que tocaban un día con Alejandro Sanz y al siguiente con Chick Korea? ¿Por qué se usa ese micro para esto? También soy Graduado en Ingeniería Electrónica, lo que me ha permitido entender, además, la parte artística, entender la física que hay detrás de los "aparatos".

Ser productor musical es la parte más completa. Tú eres el responsable y estás implicado en todas las partes del proceso. Eres el primero empezar con los bocetos de las canciones y el último en terminar después de entregar el máster. Es que un artista te dé la confianza para trabajar con sus canciones y crear algo mágico. Eres un puente entre la canción desnuda y la versión final que escucha la gente. Además, al ser una expresión artística, no hay bien o mal, cada uno tiene una visión y compartirla es lo especial. Es un orgullo que un artista cuente conmigo para plasmar esa visión musical que él tiene en la cabeza. Lo principal es trabajar por y para la canción. Los egos se tienen que quedar en casa.

Has trabajado con importantes figuras de la música internacional, ¿pudieras valorar esta experiencia y mencionar algunos artistas con quienes has trabajado en los últimos tiempos?

La verdad que desde que estoy en Los Ángeles he podido trabajar con mucha de la gente que hace años solo podía ver en videos o en entrevistas, y muchos de ellos son buenos amigos ahora. Estoy súper agradecido de que estando aquí, donde se encuentra la máxima expresión de talento musical por metro cuadrado, me elijan a mí para ser parte de su proyecto. La experiencia es brutal. Aquí el grado de profesionalidad es máximo y se exige el máximo de ti siempre. Esto es trabajo y estudio, estudio y trabajo, y como digo, un aprendizaje constante.

La semana que viene, por ejemplo, tengo que estar con Mike Clink, gracias al programa de la Academia "Grammy Next", en el que he sido seleccionado, y él hizo, por ejemplo, el “Appetite for Destruction”, de Guns'n'Roses. Si me dices a los 16 años que esto iba a pasar, me hubiese echado a reír.

Actualmente lideras tu proyecto de música en los Estados Unidos, ¿pudieras hablarnos de tu banda y dónde se les puede encontrar con frecuencia el público?

Como comentaba, a mí me gusta toda la música sin distinción. Entonces siempre que la agenda me lo permite, intento tocar mis propias composiciones en el terreno del jazz fusión, que como intérprete, es en el terreno en que más libre me siento. Tengo la suerte de tocar regularmente aquí en Los Ángeles en uno de los clubs de jazz más famosos del mundo, The Baked Potato. Un club histórico de referencia donde se han formado muchos de los músicos de sesión, a los que admiro. Es un orgullo poder haber estado ahí con mi música y con unos compañeros músicos excepcionales.

Me identifico con el jazz fusión, porque es una música en el que puede encajar cualquier estilo. Mis músicos de referencia han sido gente como Mike Landau, Steve Lukather o Vinnie Colaiutta, que un día están tocando cumbias, otro día rock y otro día jazz. Hay especialistas musicales súper buenos en el mundo, los respeto muchísimo, pero yo no podría elegir. Todo esto empezó con mi amigos en España y con la banda hispano/cubana Tinglao Fusion Band, e intento mantenerme activo en ese terreno tanto como puedo.

¿Cuáles son tus proyectos inmediatos, pudieras adelantarnos algo?

El 2018 se presenta con muchísimos proyectos, buenísimos y muy interesantes. Además tengo la suerte que sean en estilos muy variados, desde artistas latinos, pasando R&B, hasta boleros. Voy a empezar el año viajando, dando varias Master Class por Europa en los Abbey Road Institute en Paris y Amsterdam. Luego iré a los 60th Grammy, en New York. Y también estoy a la espera de me confirmen un World Tour con un artista internacional del que tampoco puedo decir el nombre, así que espero nos podamos ver on the road.

+ sobre Karamba