foto: Tomada de su Facebook Oficial

Diana Fuentes: “Soy más cubana y a la vez una ciudadana de este mundo”

MARINO LUZARDO | 24/ABR/2013

Confesiones de la talentosa cantautora que, aunque ahora mismo esté instalada en la otra ala del pájaro y su corazón lata por un boricua, su latir suena cubano

Desde Puerto Rico llegan estas buenas nuevas para los seguidores de Diana Fuentes. Esta joven artista que se ha robado el corazón de los cubanos y también de los boricuas continúa trabajando fuera de sus predios y próximamente presentará su más reciente fonograma. Aprovechamos la entrevista para acercarnos más a su mundo interior. Aquí va nuestra charla.

Háblanos de la familia Fuentes Bueno

Mi familia es una familia muy unida, una familia de la cual me siento profundamente orgullosa de formar parte, y de que la vida me haya elegido para ser un miembro más de ella.

¿De qué forma descubriste que no era la danza y sí la música el destino de tu vida?

Yo no lo descubrí, la vida me lo reveló. Durante los años 90, en pleno “período especial”, mis padres, abuelos y tíos se turnaban para llevarme a mis clases de ballet en L y 19 en el Vedado. El rigor de los ensayos y las clases hacían que estuviera hasta la noche practicando.

Un día, de regreso a casa con mi padre, él me iba hablando y notó que yo no respondía a sus preguntas, lentamente redujo la velocidad de nuestra bicicleta china y se percató de que me había quedado dormida en el asientico trasero. Todo esto, ligado a los apagones, o más bien alumbrones, y las condiciones de las calles en aquel periodo, más la lejanía de mi hogar de la sede del ballet, influyeron en mis padres, y un día me explicaron que el ballet había cerrado momentáneamente.

Entonces, un día, una amiga de mi madre llegó a casa y me encontró cantando un tema de Michael Jackson frente a la TV, ella le comentó a mis padres que en la escuela elemental de música Alejandro García Caturla hacían pruebas de ingreso para niños con ciertas y determinadas condiciones para la música, mis padres decidieron presentarme y ahí comenzó todo.

¿Cómo llevas en tu memoria al coro Diminuto?

Cuando entré en Caturla tuve la suerte de tener de profesora a mi maestra de todos los tiempos Carmen Rosa López. Ella formó un coro infantil llamado Diminuto, del cual soy fundadora. Participamos en el Festival de Coros de Santiago de Cuba, grabamos discos, hicimos muchas presentaciones, conciertos; en fin, fue mi primera gran escuela, un maravilloso juego en serio que cambió mi vida y me hizo aprender el amor a la música y al canto: siempre le estaré eternamente agradecida.

¿Y a Síntesis?

Cuando me gradué de la Escuela Nacional de Arte tuve interés en presentarme al ISA por Teatro, incluso, me informé sobre las pruebas de admisión, pero dentro de todo aquello apareció la posibilidad de trabajar con el grupo Síntesis. Acepté y luego pasó todo lo que pasó: trabajé con X Alfonso, también con Aldo López Gavilán, Andrés Alen, Carlos Varela, Descemer Bueno y tantos otros, y de todos aprendí muchísimo.

¿Qué otras influencias reconoces en tu trabajo?

La influencia de Descemer Bueno fue muy importante para mí. Fue el productor de mi primer disco, y más que un productor, un amigo y tutor, adoro su música; la influencia de Carlos Varela a quien respeto, quiero y admiro profundamente; y la influencia de mi esposo Eduardo Cabra (Visitante de Calle13), para mí, el productor latino más importante de estos tiempos, un hombre con una gran sensibilidad y entrega para la música, con muchísima disciplina a la hora de trabajar, un gusto exquisito a la hora de mezclar géneros; en fin, es una gran bendición compartir mi espacio profesional con alguien como él. Es la influencia más grande para mí en estos últimos tiempos. Me ha dado mucha confianza con esta propuesta discográfica, a la hora de probar nuevos estilos. Estoy muy feliz y complacida con el trabajo final y esperamos que sea del mismo agrado para el público.

Tu disco Amargo pero dulce fue la carta de presentación de tu trabajo como solista, cantante y compositora. A la vuelta del tiempo transcurrido, ¿cómo lo evalúas hoy?

Como ese primer disco donde te comienzas a explorar y a encontrar. Es un disco al que siempre le tendré mucho amor, porque eso mismo fue lo que me devolvió: amor, en todos los sentidos. La posibilidad de una carrera como solista y el cariño de un país completo.

Ha habido cambios importantes en tu vida privada que tienen que ver con el amor y con tu estancia en Puerto Rico. ¿De qué manera se vislumbran también en tu obra?

Creo que en la vida de un creador, todos los cambios que puedan existir en su vida de manera positiva o negativa son alimento para la obra. En este caso, compartir mi tiempo en Puerto Rico me ha dado la posibilidad de conocer un nuevo lugar, su gente, su música, su historia, todo eso influye en mi obra. El estar lejos de mi familia en Cuba, de mis amigos, de mi medio, me ha ayudado a crecer y ser más fuerte. Soy más cubana y a la vez una ciudadana de este mundo.

Está reflejado este sentir en Planeta Planetario? ¿De qué va este material?

Planeta Planetario se convirtió en mi refugio. En los momentos de nostalgia o de alegría, ahí estaba mi pequeño planeta, que me guarecía de toda tempestad. Este disco es todo lo que imaginé y lo que he sentido en estos últimos tiempos. Es bien ecléctico, está en la cuerda del pop alternativo con mucha fusión. Las letras abordan desde temas de la cotidianidad, sociales, el desamor y el amor, que no puede faltar en mi obra.

En la casa disquera que acogió este proyecto, Sony Music Entertainment de la Región Latina, eres la segunda cubana que firma luego de Celia Cruz. ¿Cómo valoras esta oportunidad?

Estoy muy feliz con la noticia. Desconocía por completo ese dato, hasta el día de la firma del contrato, que su presidente Afo Verde nos informó. Para mí, Celia Cruz, a pesar de todas las separaciones, las creencias políticas, es una gran artista que marcó una pauta dentro de la música latina de todos los tiempos, y para orgullo nuestro es cubana.

¿Qué posibilidades tendrán de acceder a él tus coterráneos?

Todas. De los términos más negociados dentro del trabajo de la firma del contrato fue el tema del territorio cubano, que pudiera ser liberado dentro del mismo para que en Cuba fuera distribuido por mi disquera de siempre, que es la EGREM. Por lo tanto, el disco estará en todas las tiendas de la EGREM del país, tenemos en planes mi primera gira nacional, ¡creo que ya es hora!

 

Y nosotros pensamos lo mismo, es hora de que Diana regrese y vuelva a mostrarnos en directo esa manera tan peculiar de proyectarse ante el público. Seremos los primeros en dar la noticia para que siga el andar por toda nuestra geografía de esta talentosa mujer, que aunque ahora mismo esté instalada en la otra ala del pájaro y su corazón lata por un boricua, su latir suena cubano.