foto: Ingrid González Fajardo

Chucho Valdés presenta a Carlos Miyares, enhorabuena

Verónica Núñez | 30/ABR/2013

Chucho Valdés presenta a Carlos Miyares, un disco nominado al Cubadisco 2013 que promete buen futuro en el jazz cubano

“En 1983 Oscar D’ León visitó nuestro país y cuenta mi mamá que cogí unas botellas de aceite para hacer mi güiro, imitaba a Vladimir quien hacía coro en la agrupación de Oscar. Desde entonces mi abuelo decía que iba a ser músico”.

A penas era un niño y ya disfrutaba de las melodías como si en ello le fueran todos sus sueños. Inquieto hasta la saciedad, talentoso desde siempre, inició sus estudios de piano a los 7 años en la Escuela Vocacional de Arte de Santiago de Cuba, mas el saxofón picó su curiosidad a tal punto que definió el artista que es hoy.

Carlos Manuel Miyares es la viva estampa del típico cubano. Sonrisa amplia, caballeroso, jaranero, chispa encendida todo el tiempo, sensibilidad musical, abierto a la vida. 

Inicios de lujo con el grupo santiaguero Muralla y una presentación en el club La Zorra y el Cuervo durante las sesiones del JoJazz le abrieron todas las posibilidades; en el público se deleitaban los maestros Bobby Carcassés, Alexis Bosch y César López. A penas terminaba el servicio militar activo y ya tocaba con Interactivo, donde aún se mantiene como instrumentista.

Años después llegarían las largas jornadas con Carlos Varela, Alexis Bosch, y otros grandes del panorama musical cubano. También con el grupo de Chucho Valdés, Afrocuban Messenger’s y así la grabación del fonograma Chucho Step’s, ganador del Grammy 2011 y el Gran Premio Cubadisco de ese mismo año. Amalgama de influencias que penetraron en su naciente talento como compositor, nacía la idea de hacer un CD en solitario donde prevalecía su autoría en casi todos los temas.

“Todo sale a raíz de una conversación con el pianista Tony Rodríguez. Me dice que debemos hacer algo porque ya tenemos 26 años (en ese momento) y no contamos con una obra que la gente reconozca como la que tiene Harold López Nussa, Rolandito Luna o Robertico Martínez.

“Llego a la casa y me siento al piano, empiezo en el proceso de componer. Un día hago un tema, al otro día hago otro, y cuando me di cuenta tenía más de 6. Y los dejo guardados. Pero nos presentábamos como cuarteto en la Casa del Habano, de 5ta y 16, en Playa. Entonces llevaba a ese espacio mis canciones para probarlas y a todos les gustaba. Así montamos algunos temas que sonaban a mí”.

Hecho realidad

Para 2012 la disquera Bis Music contaba entre sus propuestas con el disco Chucho Valdés presenta a Carlos Miyares, gracias al apoyo incondicional del maestro del jazz cubano, desde el regalo de su interpretación para el CD hasta el título del fonograma.

La producción musical resultó un mano a mano entre Miyares y Valdés. “Él sabía lo que yo quería con este proyecto y confió en mí. Cuando lo llamé ya todo estaba grabado y le gustó mucho lo que escuchó. El disco lo hicimos durante los días 2, 3 y 12 de diciembre, este último día con Chucho al piano. Lo mejor es que se grabó como una presentación pero sin público, como un concierto en vivo”.

Los músicos que acompañaron a esta travesía cuentan con el talento de los jóvenes de esta generación de jazzistas. Nombres como Oliver Valdés en la batería, Tony Rodríguez en el piano, Yaroldy Abreu en la percusión y Lázaro Rivero -el Fino- como bajista, muestran la calidad de las interpretaciones de este producto discográfico. 

Lo sui géneris de Chucho Valdés presenta a Carlos Miyares bien pudiera ser el amplio espectro de géneros que se reconoce en esta propuesta. Desde rumba, chachachá, son, bembé, mezcla de música brasileña con la cubana, todo un rescate de lo auténticamente cubano con las influencias extranjeras. Quizás por ello, el fonograma es uno de los nominados a Cubadisco 2013 en la categoría de jazz cubano.

¿Qué te propusiste con el CD?

“Yo quería un disco para que lo escuchara todo el mundo desde un pelotero hasta un crítico de música. Normalmente, los primeros discos de los músicos de jazz sacan todo de sí y hacen discos muy buenos, pero que las personas no lo entienden, es demasiada la información. En cambio, yo decidí tocar algo más calmado y que a la vez fuera buena música, para todos los gustos. Estoy satisfecho”.

Chucho Valdés asegura que los músicos que tocan contigo tienen amarre, que empastan…

“Es el llamado teamwork. La verdad es que los músicos que me acompañaron en el CD son mis amigos hace muchos años, eso ayudó. Además, como sabía que en diciembre grabaríamos en el estudio quise adelantar las prácticas y desde 2007 ya conocían mi música. Entonces, durante las giras practicaba con El Fino y Yaroldy para familiarizarlos con los temas. Así en el estudio todo resultó más fácil”.

Carlos Miyares da sus primeros pasos como compositor y ya tiene una nominación al Cubadisco, la mayor prueba de su calidad, destreza musical y sobre todo, de las potencialidades de “su vibra” para el saxofón. Esperemos por los resultados de la gala del próximo 27 de mayo, mas yo le auguro una fructífera vida a Chucho Valdés presenta a Carlos Miyares.