foto: Tomada de su Facebook Oficial

Sweet Lizzy Project, rock and roll cubano en inglés y con éxito

Adnaloy Hernández | 3/JUL/2018

Una entrevista que explora las raíces musicales y algunas interioridades del grupo, actualmente en Nashville.

En una suerte de pirámide invertida, hemos ido descubriendo la música del sui géneris grupo cubano Sweet Lizzy Project. Escribimos, primero, sobre su estancia actual en la ciudad estadounidense de Nashville –para grabar su tercer álbum discográfico-, y más tarde, sobre su interesante versión “Turn up the radio” -del tema “Súbeme la radio”- el cual, quizás, les abrió las puertas a la capital mundial de la música.

Con Lisset Díaz Guevara volvemos a conversar vía internet, en una entrevista para explorar las raíces musicales de la agrupación, algunas interioridades y cómo llegaron al inicio de lo que promete ser un brillante camino en la música.

¿En qué circunstancias deciden dedicarse a la música y cuáles son sus propósitos a través de ella?

Los integrantes de Sweet Lizzy Project se dedicaban a la música desde mucho antes de iniciar el proyecto. Yanet estudió chelo desde niña. Miguel y Alejandro fueron miembros de varios grupos, incluyendo a Moncada y Deja vú. Leo y Ángel también pertenecieron a diferentes agrupaciones de manera no profesional.

Wilfredo estudió en la Universidad de Ciencias Informáticas y era el director del grupo Miel con Limón, a partir de su creación, cuando todavía estaban en la Escuela Vocacional Vladimir Ilich Lenin.

En mi caso, nunca me dediqué a la música. Estudié en la Lenin, luego fui a la Universidad de La Habana y me gradué de Bioquímica y Biología Molecular. Fue en cuarto año de la carrera que decidí escribir mis canciones, aunque confieso que siempre fue un hobby.

Buscando una forma de grabarlas, conocí a Miguel Comas y lo que empezó por dos canciones terminó de manera totalmente espontánea en un disco llamado The Beginning, que presentamos en el evento Cubadisco 2013 y resultó nominado en las categorías de Pop fusión y ópera prima. El hecho nos motivó a reunir una banda para interpretar esos temas y crear otros nuevos.

Así, buscando entre nuestros amigos y los amigos de nuestros amigos, fuimos encontrando a los miembros actuales de Sweet Lizzy Project. Somos los mismos de hace cinco años. Empezamos sin trabajo ni dinero, pero sí contamos con muchos aliados que creyeron en nuestra música y nos apoyaron para hallar los primeros lugares donde tocar.

El concierto debut fue en la Casa Española en Miramar, durante la fiesta de inicio de verano del grupo empresarial Palmares. El segundo, en la Alianza Francesa de La Habana, con sede en el Vedado habanero, donde estudié francés por cuatro años.

Poco a poco, nos fuimos abriendo paso con mucho trabajo, debido al tipo de música que hacemos, rock and roll en inglés. Poca difusión y espacios para tocar. Cuerda Viva fue de los primeros programas de televisión que nos abrió sus puertas. Marcó nuestro debut en ese medio de comunicación. Durante el festival de 2014, ganamos los premios Agrupación novel y Música alternativa.

¿Cómo comparten los roles dentro del grupo? ¿Sobre qué temáticas les gusta componer?

Somos siete miembros: Lisset Díaz (cantante), Miguel Comas (guitarrista y productor musical), Yanet Moreira (chelo), Leonardo Delgado (guitarrista), Alejandro González (bajista), Wilfredo Gatell (teclado) y Ángel Luis Millet (batería).

Miguel, Leo y yo escribimos las composiciones. Nos interesa cualquier tema, experiencias personales que van desde el amor, el miedo, la sociedad, un sueño, en fin, cualquier cosa puede ser una canción. Al principio, componíamos por separado, en tiempos más recientes tratamos de sentarnos juntos a escribir.

¿Cuáles son sus canciones preferidas de Sweet Lizzy Project?

Las canciones que más nos gustan probablemente sean las menos escuchadas y comerciales. Por ejemplo, “The saddest song I ever wrote”, del disco Heaven, es una de nuestras preferidas.

¿Qué géneros definen su música y cómo los hacen suyos para tener un estilo propio?

Nos gusta el rock and roll, el indie y el folk. En general, tratamos de no encasillarnos cuando hacemos nuestra música. Lo que salga, salió, sin importar los géneros. Por eso, nuestro repertorio original es bastante variado.

La influencia foránea viene por nuestros referentes musicales. La música que más nos gusta escuchar. Me encanta Florence, Of Monsters and Men, The lumeniers, etc. Cada integrante tiene sus gustos y referentes a la hora de aportar a Sweet Lizzy Project.

Me encanta el inglés. Mis canciones fueron hechas sin pensar qué sucedería con ellas, era música para mí. A Miguel le sucede igual. Leo, guitarrista y compositor, escribe en español y tiene un estilo bastante particular. No obstante, tenemos canciones en nuestro idioma y tendremos más.

A pesar de defender esos estilos musicales, hemos crecido escuchando y viviendo la buena y auténtica música cubana, por lo que no evitamos esa influencia a la hora de crear. Es algo que nos diferencia de una banda americana o inglesa, el hecho de que nuestra música es cubana por haber nacido en Cuba.