foto: Cortesía de la artista

Enid Rosales: de vuelta a casa

Ivón Peñalver | 17/ABR/2015

Luego de presentar su música en Colombia, la tresera promueve en Cuba su video “La gente”

Luego de cuatro meses cumpliendo compromisos en Colombia, la valiosa tresera y cantautora Enid Rosales, regresa a Cuba con nuevos aires para conciertos y presentaciones. Parte de esa reciente experiencia la comenta con los lectores de Suenacubano

"Sí, fueron cuatro meses muy buenos, pues los colombianos se relacionan muy bien con la música cubana, y les gusta todo lo que les llega de la Isla. Estuve con mi grupo, integrado por Gabriel Oramas en el piano; Olivia Rodríguez, en el bajo; en la percusión Alejandro Aguiar y Reynier López, ingeniero de sonido.

"Presentamos, especialmente, nuestro más reciente disco, Brisa Pasajera, aunque siempre tuve, por suerte, que asumir repertorio cubano conocido, ya sea de Polo Montañés, de Celina González, de Celia Cruz, de Albita Rodríguez, y realmente estoy muy satisfecha con la aceptación que tuvimos.

"Nos pudimos presentar en teatros, proyectos comunitarios, colegios, bares; de hecho, hay uno en Bogotá cuyo el dueño está apasionado por la música cubana".

Y además de presentarte en conciertos, ¿qué otras acciones realizaste?

Felizmente, pude impartir clases y talleres de música cubana, especialmente del tres cubano. Es que los colombianos tienen un instrumento que se llama triple, con un timbre similar al tres, son como primos el uno del otro. Las clases las impartimos en la Universidad Pedagógica Nacional, de Bogotá, y en un colegio que abarca desde primaria, secundaria y bachiller,

¿Con cuáles agrupaciones o intérpretes colombianos pudieron compartir trabajos?

Eso también fue una experiencia preciosa, pues nos unimos en el Bar Puertas Cerradas con Alex Pichi, un reconocido interprete de la zona costera; con el Grupo Niche, muy conocido también acá; con La Ronera, muy seguido por estos días en Colombia; Pablo Medrano, cantador muy popular ahora mismo que defiende la balada, el pop; con Carlos Ortega, excelente saxofonista que interpretó junto a mis músicos; y por supuesto, compartimos con músicos cubanos que viven en Colombia, hecho que resulta súper fructífero, porque no te separas de la Isla nunca.

Y ya de regreso a casa, ¿qué te propones?

Trabajar, trabajar, trabajar mucho…en principio, promocionar el video clip “La gente”, un audiovisual concebido por Vicente Tiago, director del grupo DcoraSon, con quien me identifiqué mucho por su propuesta, me sentí muy bien con el resultado.

Fue un video para unir afectos, pues trabajaron en él Mildred y Luis en la fotografía, Wicho en las luces, estuvieron presentes familiares y amigos que entraron y salieron del set. Nos divertimos mucho en esto. Estoy feliz con el resultado, porque el material que cuenta cómo somos.

Además de promover este trabajo, este viernes 17 estaremos en el Barbaram, y esto podrá convertirse en un espacio habitual.

¿Algún adelanto en materia discográfica?

Sí, no quiero parar, aun cuando estoy en una etapa de organizar mi próximo fonograma. Quiero que sea un disco muy variado, que contenga bolero, merengue, canción al estilo de la nueva trova, y creo que pronto lo estaremos grabando. Estoy contando con que pueda tener algunas colaboraciones, pero aún no las tengo concebidas.

¿Cómo defines esta etapa de tu trabajo?

Creo que es definitivamente de entrada en la madurez en la que siempre creí y eso me tiene muy feliz. Yo comencé mi labor de solista en 2010. Antes había colaborado con Liuba María Hevia, que fue mi escuela; con Rita del Prado, Erick Sánchez, a quien debo mi referente más cercano de lo que soy en materia de canción; también estuve cerca de Frasis y DcoraSon.

Luego comencé a defender mis propias canciones. Y fue el paso para formar un proyecto relativamente muy joven, pues estamos juntos desde el 2013, y me siento muy bien.

También me alegra saber que el tres en Cuba, en estos momentos, goza de muy buena salud, especialmente para la mujer, y en ello juega un papel esencial la creación en 1989 de la Escuela de Tres y Laúd.

Creo que todo es una acumulación de buenas y favorables circunstancias para desarrollar el trabajo que quiero defender y anhelo que sea del agrado de muchos y que los haga tan felices como me resulta asumirlo.

De vuelta a casa y llena de proyectos, nos hace un guiño de despedida esta joven amante de la trova y la canción, que ha decidido apostar por sus sueños y ha tenido la suerte de verlos secundados en los integrantes de su grupo.