foto: suenacubano.com

Kelvis Ochoa cura dolor con amor

Marino Luzardo | 4/FEB/2014

Un recorrido, a manera de episodio, por la obra de este excelente músico cubano

Encontrarse con Kelvis Ochoa es como concretar una cita con un narrador de cuentos. Cada respuesta a mis preguntas se convierte en un capítulo que entrega con esa naturalidad que acompaña su obra desde lo más hondo. Por eso, a manera de episodios, reproduzco mi entrevista para los buenos amigos de suenacubano.com

Habana Abierta: el regreso

Ha sido un momento de reencuentros, la última vez que estuvieron aquí no pudimos vernos mucho porque ellos vinieron concentrados para hacer su DVD y no hubo mucho tiempo. Hace siete años que terminamos el trabajo juntos; yo tenía otros compromisos, vine de España para Cuba. Debo admitir que las relaciones se enfriaron un poco y nos distanciamos, esas cosas suelen suceder. Este regreso de ellos nos ha permitido recuperar la cercanía y los afectos, y he tenido la oportunidad de estar en sus conciertos, a los cuales me han invitado. El del pasado sábado en El Sauce  fue mágico y yo canté la canción “La Natilla” que forma parte inseparable del repertorio de Habana Abierta y que nunca puede faltar cuando nos unimos. Ha sido lindo el reencuentro con ellos y el de ellos con su gente, quienes los ha seguido por mucho tiempo desde aquí. También implica que recuperen su espacio en su país y que las disqueras se interesen por su trabajo, eso ya está pasando y me llena de felicidad.

El cine: un privilegio

La primera vez que vi el cine fue en un parque donde proyectaban películas en la Isla de la Juventud, donde crecí. Para mí fue algo mágico ver aquello porque el cine llegó un poco tarde a esos parajes. A medida que pasó el tiempo fui tomando conciencia de lo que significaba la música para el cine y aspiraba a algún día tener la posibilidad de colocar mi trabajo en el séptimo arte. Comencé a familiarizarme con la obra de grandes compositores como Ennio Morricone, John Williams, Edesio Alejandro, que son profesionales cuya obra está en el cine de manera constante. Me considero afortunado, pues con solo 43 años he podido moverme en ese medio, y ya tengo como cinco películas para las cuales he hecho la banda sonora y creo que es un privilegio enorme para cualquier artista. Es un trabajo muy duro pero te devuelve alegrías tremendas, es algo muy bello. El cine nos une y borra fronteras de todo tipo.

Rochy: Prueba de fuego

El disco que produje para ella ya debe estar a punto de salir, uno de los temas promocionales, “Quisiera” de Gerardo Alfonso, se ha escuchado mucho y tiene su clip. Elegimos un repertorio muy bonito para este material: hay temas de Raúl Torres, David Torrens, Diego Gutiérrez, Jorge Drexler, Julieta Venegas y algunos míos, compuestos especialmente para ella. Creo que es una faceta nueva de Rochy y que la llevé a un lugar diferente al de otras propuestas anteriores. Es mi primera producción para otro artista y fue todo un desafío.

2014: Primer DVD

Tengo mucho trabajo este año, quiero hacer mi primer DVD para Bis Music y estoy preparando algo hermoso para que quede como debe ser. Ya tengo doce canciones para ese material que me tiene entusiasmado. Con suerte para fines de año lo estaré grabando.

Teatro musical: Nuevo reto   

Habrá grandes sorpresas en torno a eso. Hay muchas ideas y ya estoy recogiendo las primeras escenas, será un musical muy fuerte. Te adelanto por ejemplo que Descemer y yo no estaremos en escena como la vez anterior en El Caballero de París, y que se llevará a escena por una banda e intérpretes seleccionados para esas actuaciones. Vamos a hacer lo posible porque sea algo tremendo que devuelva el esplendor a un género que hemos dejado palidecer y que debe rescatarse.  

Descemer: Alma gemela

Él y yo somos almas gemelas, crecimos en lugares diferentes, yo en la Isla de la Juventud y el aquí, en La Habana, nos conocíamos pero a distancia. Luego él se va a Estados Unidos y yo a España. En Madrid nos encontramos y fue como un flechazo, empezamos a componer y hasta el sol de hoy. Hemos realizado proyectos muy lindos en diferentes medios. Con él me siento muy bien trabajando, se nos da genial componer. Creo que somos uno de los muy pocos dúos autorales que ha dado este país, salvando por supuesto las diferencias con (Giraldo) Piloto y (Alberto) Vera, Silvio y Pablo, que son fuentes de las cuales hemos bebido, pero no es algo que abunde, y nos sentimos bien creando canciones que ojalá trasciendan como las que hicieron ellos. Será  una suerte siempre tener a Descemer conmigo.  

El resultado

Le debo mucho a Cuba en sentido general. Somos una potencia musical. Esta tierra ha dado muchos ritmos de los cuales me he nutrido para hacer mi trabajo. Ya en particular tengo que mencionar a Matamoros, Corona, Sindo, del Benny, de la Nueva Trova, de Silvio, Pablo, Varela, Frank, Donato, Gerardo, Santiago; en fin, a todos los que alimentaron mi alma para llegar a ser lo que soy. Me considero heredero de ellos y de todo el sonido que nos han dejado las buenas orquestas como la Aragón, NG La Banda, los Van Van, por supuesto, y muchas más. Todo eso está en mi música, mezclado a mi manera.

Dolor con amor se cura

Es un disco con nueva canciones mías y una de Pavel Urquiza que fue compuesta para Luis Enrique y que se incluyó en un disco de este cantante nicaragüense que Pavel y Gema produjeron. Tuve la dicha de grabar entonces “En la Penumbra” junto a Luis Enrique y aparece en este material. Son canciones muy sencillas, con una estructura pop, pero mezcladas con música caribeña, conga, sucu sucu, música tradicional cubana. Además de Luis Enrique también tengo invitado al Coro Diminuto que dirige la profesora Carmen Rosa. Para mí este disco es mi mejor obra, pues tiene una dramaturgia de principio a fin, no es como los anteriores, en los cuales trataba de demostrar todo lo que podía hacer. Creo que es más coherente, y desde el punto de vista sonoro estoy también muy satisfecho.

La presentación

Hemos elegido para entregárselo al público un sitio íntimo, porque el disco lo es. Por ello, el 8 de marzo estaremos en El Sauce y aprovecharemos esa linda fecha para dedicar esta presentación también a todas las mujeres en su día. Hay una particularidad, y es que esa noche se proyectará el documental Yo sé de un lugar, que hizo un cineasta suizo sobre mi vida y obra y que se presentó en el festival de cine pasado. Se trata de un recorrido por los sitios donde me crié, estudié, la relación con mi familia. Aparecen testimonios de grandes personalidades a las que he logrado conmover con mi trabajo como Frank Fernández, Silvio, Pablo, Formell, El Tosco, Ernán López Nussa, Mongo Rives. Creo que es el documental que todo artista quisiera que le hicieran.

Y colorín colorado…hasta este punto llegamos. Esperamos verle a usted en El Sauce el 8 de marzo para que pueda comprobar que, como dice Kelvis: dolor con amor se cura. Hay tiempo de sobra para que corra la voz y diga a los cuatro vientos, que se enteró aquí, en este punto del ciberespacio, donde todo suena cubano.