foto: Tomada del blog Cubasoyyo

Achy Lang, abriendo su propio camino

Ivón Peñalver | 17/SEP/2014

El multifacético artista cubano Achy Lang expone sus expectativas para ampliar las propuestas musicales de su orquesta

Haber transitado por la escuela del Buena Vista Social Club le ha permitido a Achy Lang, joven y talentoso músico de cubano, irse adentrando en nuevos derroteros de la música popular y devenir en protagonista de su propio camino.

Luego de una amplia trayectoria como instrumentista, productor musical, arreglista, compositor, y ahora intérprete, Lang apuesta por asumir su propia orquesta al estilo de las jazz band. Respetando la tímbrica tradicional, ha logrado insertar con éxito una importante variedad de sonoridades contemporáneas.

Sobre este proyecto comparte detalles con los amigos de Suenacubano.

¿Achy Lang rencuentra un nuevo camino?

Primero debo aclarar que nunca he estado fuera de Cuba, solo he cumplido compromisos que me han obligado a permanecer un tiempo distante, pero siempre me he mantenido apegado a cuanto ocurre en la Isla.

Ahora estoy viviendo una nueva etapa, muy anhelada por cierto. Estoy procurando que el mundo conozca mi música por mi nombre. Es que llevo tiempo componiendo, haciendo arreglos para otros intérpretes, pero muchos no conocen que son propuestas de mi autoría.

De esas experiencias, ¿cuáles consideras especiales?

Por supuesto, la experiencia dentro del Buena Vista Social Club es muy especial. Compartir con el Guajiro Mirabal, Ibrahim Ferrer, Omara Portuondo, y haber tocado junto a un joven como Rolando Luna, te hace ver la música con la real dimensión e interrelación generacional y musical que merece.

Igualmente, haber sido director musical del proyecto de Amadito Valdés y asumir arreglos de su disco Bajando Gervasio, nominado en 2013 a los Premios Grammy, han sido puntos claves tanto de mi proyección musical como personal.

¿Qué te propones ahora?

En primer lugar, y sé que es difícil en tiempos de música electrónica, reguetón, fusiones inesperadas, apuesto por una banda grande más acústica, y trabajar en tres vertientes: una relacionada con el universo del jazz, que me apasiona y ha sido un género que he defendido siempre por su capacidad de improvisar sobre la base de músicas diversas; otra vertiente más apegada al concierto, como espectáculo integral, y dentro del cual podamos explorar los géneros posibles de la músicacubana; por supuesto, una tercera vertiente se relaciona con lo que espera el público bailador.

Considerando las exigencias del público, ¿cómo has ideado tu inserción en el mercado esencialmente bailable?

Con mi anterior proyecto, Afrocuba, pude ir probando cierto termómetro de la música popular bailable para el público cubano. Partiendo del hecho de que el cubano la vive, estoy dispuesto, en primer lugar, a ir defendiendo mis propios temas sin desdeñar la tradición de excelentes textos de tono picaresco y costumbrista.

En 2013 supe lo que es quedar nominado a los Premios Cubadisco en la categoría vocal instrumental, con el fonograma Abriendo el camino, y por ahí pienso seguir tejiendo la historia.

Quiero lograr que el público pueda seguir mis letras sencillas, contagiosas y sonoramente pegajosas. Me gusta la orquesta con que cuento, tengo dos muchachas que son excelentes intérpretes, y no creo que me proponga parecerme a alguien; aun cuando tenga mis propios referentes, pero estoy haciendo lo que creo, lo que me nace, lo que siento…

Hay un tema que recién grabé hace pocos meses, se llama, “Pan pa' mayo”, es totalmente bailable y le estamos preparando un clip. Por otra parte, estoy pensando ya en un próximo disco con la banda. Sé lo que quiero, y posiblemente sea una producción independiente.

El pasado año realicé un concierto luego de la nominación del disco Abriendo el camino, que me llevó por múltiples escuelas de arte. Desearía que muchas de estas instituciones nos acompañaran nuevamente, pero anhelo sobre todo acercar a quienes desde sus casas me impulsan a seguir trabajando.

Las expectativas sobran para este valioso artista, decidido a validar la música cubana, siga abriendo su propio camino.