foto: cubacontemporanea.com

Michel Herrera y su Madre Tierra

Marino Luzardo | 5/MAY/2014

A propósito de las múltiples nominaciones del CD-DVD del joven jazzista al Cubadisco 2014

Ya se han dado a conocer los nominados a Cubadisco 2014 y nos regocija sobremanera que muchos de los artistas con los cuales tenemos vínculos muy estrechos han tenido resultados sorprendentes en estas nominaciones a la fiesta del disco cubano. Ese es el caso de Michel Herrera, joven jazzista que ha dado pasos muy firmes en su breve pero sólida trayectoria artística. Hoy, suenacubano.com lo sorprende y somos testigos de las emociones intensas que vive por estos días.

¿Cómo te sientes luego de conocer las posibilidades que tienes en Cubadisco?

Estoy muy feliz porque es el reconocimiento a mucho tiempo dedicado —más de un año— a este proyecto “Madre Tierra”, y es una manera de ratificar que hay una evolución en el movimiento del joven jazz en Cuba. Quiero agradecer profundamente a todos los que han participado en este material y que han hecho posible estos resultados, traducidos en nominaciones para el Cubadisco.

¿Pudieras mencionar a algunos de ellos?

A Colibrí, a Gloria Ochoa, a los músicos vinculados al audiovisual y al disco; porque realmente tuve la suerte de contar con un “todos estrellas”, integrado por Jorge Luis Pacheco, Edgar Martínez Ochoa, Alexander Abreu, Zunilda Remigio, Frasis, Alejandro Falcón, Yanet Valdés, Yandy Martínez, la Big Band del maestro Joaquín Betancourt, Carmen Rosa, la directora del Coro Diminuto; Manolito Ortega como director del audiovisual; Luis Najmías, al frente de la fotografía y Mayté Jacobo en la producción. Para mí resulta muy placentero que tengamos seis nominaciones que son en las siguientes categorías: CD-DVD, Jazz, Concierto Audiovisual, Notas Discográficas, Making Of y Video Clip. Además de estar encabezando la lista de los más nominados en este evento, te confieso que mi alegría es doble porque se trata de un CD-DVD de jazz.

¿Cuál consideras que sea la clave para impresionar tanto a los que tiene la responsabilidad de nominar?

Creo que presentar proyectos originales, productos que puedan llegar a todas partes del mundo, no solo a Cuba. Siento que lo más difícil a la hora de concebir este proyecto fue convencer de que el jazz no es solo música de élite sino que puede ser asimilada por todos si usamos herramientas que permitan un mayor acercamiento al público. Se ha trabajado duro para sumar voluntades a favor de un mejor entendimiento y difusión del jazz, desde la perspectiva de la música cubana y mis creaciones.

¿Qué opinión te merecen tus contrincantes?

Aunque suene a cliché, para mí ya es un premio estar nominado en estos apartados. ¡Imagínate que satisfacción estar junto a Hernán López Nussa, Chucho Valdés, César López!; músicos con cuyas obras he crecido, a quienes admiro y quienes desde su trabajo han influido en mi quehacer como artista. Y sabes, no los veo como contrincantes, más que competencia, representa para mí un intercambio con estos pilares fundamentales de nuestro jazz. Es una oportunidad muy interesante.

¿Dónde estás compartiendo esta alegría con el público que te sigue?

En estos últimos días he estado realmente muy ocupado. Estuvimos en el Jazz Café con esa grande que es Beatriz Márquez. Ahora tenemos un proyecto conjunto, donde desde el jazz le hago la dirección musical a su repertorio. También continuamos en nuestros espacios habituales de la Zorra y el Cuervo, el Jazz Café y el Café Miramar. Hasta el día siete de mayo estaremos en Holguín dando conferencias, talleres y conciertos, y, al finalizar el Cubadisco nos vamos a Camagüey a entregar nuestro arte.

¿Has pensado ya en el sucesor de Madre Tierra?

Tengo hecha una serie de composiciones nuevas, pero quiero defender con mucha fuerza Madre Tierra, porque a diferencia de otras veces en las que la salida del disco demora mucho, este material salió bastante rápido y está muy fresco. Hay que aprovechar todas las energías buenas que nos han rodeado para que el público lo disfrute como se merece.

Y desde aquí le estamos deseando mucha suerte a Michel Herrera en este Cubadisco. Trabajando duro ha logrado ubicarse entre los preferidos del público y la crítica especializada. No importan los premios que alcance, su valía ha quedado demostrada por su talento y por el amor que le profesa a esta “madre tierra”, progenitora fértil que lo ha dotado de un ritmo que, desde el jazz, suena cubano.