Alain Pérez y su timba con personalidad

Adnaloy Hernández Rodríguez | 17/FEB/2015

El artista promociona el CD Hablando con Juana, cuarto de su carrera y primero con una disquera cubana

Más que una entrevista, parece una clase magistral sobre música de esas que asegura impartir en prestigiosas escuelas. En unos instantes, logra trasladarte a su mundo y exhibir sin ostentaciones el conocimiento musical que ha obtenido en veinte años acompañando a destacados artistas cubanos y extranjeros.

Su versatilidad no tiene límites. Es cantante, compositor, bajista, arreglista y productor musical. Se pasea con talento por el jazz latino, la salsa o el flamenco, género en el que destaca su virtuosismo en la última década como bajista de la banda del genio español Paco de Lucía.

Lo cierto es que conversar con Alain Pérez es una dicha personal y un viaje a la herencia musical de Cuba. Por estos días cumple algunos compromisos en La Habana y accedió a conversar con un equipo de Suenacubano, sobre el regreso a su público natural y la promoción de su cuarto CD Hablando con Juana, el primero licenciado con una disquera cubana.

“He llegado hasta aquí gracias al legado de mis ancestros y a lo que escuchaba desde niño. Este no es un disco de jazz ni de flamenco; sino de música contemporánea cubana con una perspectiva más abierta, elegante e internacional. Como dice mi papá: una timba con personalidad”, afirma sonriendo.

“Y es eso, porque la timba es la música bailable actual, que tiene sus pautas y límites. Hay que cuidar un lenguaje y rescatar la canción; hay que contar historias.

“En este empeño, Hablando con Juana tiene once temas y considero que es el trabajo más logrado de mi carrera; con una calidad superior y un sonido más comercial, cuidando el acabado de las canciones y el relieve de los arreglos”, explica.

El debut audiovisual del álbum estuvo a cargo de Joseph Ros, experiencia que Alain califica como la “más profunda en cuanto al contacto con el realizador y la idea que ambos teníamos para el clip”.

“El video al tema “Hablando con Juana” es alegre y bailable. Juana es la típica chismosa que se las sabe todas. El video tiene mucho de eso pero también destaca la sonoridad y la elegancia del tema, ¡cubano, pero con cordura!

“Quisimos mostrar a color la ambientación de los años ´50. Fue una tarea intensa que ya tiene miles de vistas en Youtube y muestra en esencia lo que yo estaba buscando: timba con personalidad”, enfatiza.

Según informó, “El ciego sin bastón” será el segundo videoclip. “Tiene un color más ibérico y un carácter más flamenco porque es un homenaje a Paco de Lucía. Su sobrino, Antonio Sánchez, toca la guitarra.

“El clip presenta a ese guía espiritual a través de una historia muy bonita que protagoniza el actor Jorge Perugorría. Todavía no se ha estrenado”.

Después de 16 años lejos de su tierra, Alain anuncia feliz que estará trabajando en Cuba para acercarse a su público. Un avance de este deseo fue el concierto espectacular que protagonizó el pasado 7 de febrero en el Festival Havana World Music.

Y la rumba sigue después de celebrar el Día del amor y la amistad en Fábrica de Arte Cubano, pues el viernes 20 se presentará en el centro cultural El Sauce, de La Habana.

A partir de ahora, pretende regresar a la Isla con el propósito de presentarse en diversos espacios y promocionar su nueva producción discográfica.

Paralelo a esta entrevista, publicamos en nuestro portal un perfil dedicado a Alain Pérez pero aún así, conocer su trayectoria musical en primera persona resulta una atractiva oportunidad.

¿Quién es Alain Pérez?

Vamos a ordenarlo cronológicamente - propone. Me gustaría hablar, en principio, del maestro Chucho Valdés. Él fue mi mentor desde el año 1994, cuando yo estudiaba guitarra clásica en la Escuela Nacional de Arte y me invitó a ser el cantante y tecladista de su orquesta Irakere.

Me dio a conocer en el ámbito musical de Cuba, muchos músicos se llevaron una buena impresión de mí porque con solo 17 años de edad ya integraba una prestigiosa agrupación, bandera del jazz latino en el mundo.

Tiempo después, Issac Delgado me llamó para tocar el bajo en su grupo. ¡Y fui cambiando de palo pa´ rumba! Me dio la oportunidad de convertirme en el bajista que soy, también fui arreglista y productor musical de sus fonogramas.

Los éxitos “La Sandunguita”, “El negro vuelve a La Habana”, “El Macao”… todo ese repertorio es de mi autoría, junto a mi padre Gradelio Pérez. Maduré un sonido y un concepto al lado de Issac.
En el año 1998 me ofrecieron un contrato en España y comencé mi carrera solista en ese país.

Grabé mi primer CD El desafío, más tarde llegó Apetecible, y ahora, presento Hablando con Juana.

En estos años he tenido el privilegio de tocar, entre muchos otros, con artistas como Chucho, Issac, Celia Cruz, Enrique Morente y Paco de Lucía.

Acompañar al gran guitarrista español fue mi prioridad musical en la última década. A él le gustaba mi color, mi cadencia y mi son; sobre todo que podía tocar su música pero al mismo tiempo le aportaba un toque cubano.

Ellos me permitieron tocar en un ámbito abierto de la música internacional, pero siempre desde mi perspectiva de músico cubano. Y el CD Hablando con Juana es el resumen de mi experiencia durante veinte años.

He podido interpretar diversos géneros musicales y todos tienen un punto de convergencia. El jazz latino de Irakere, la salsa y el flamenco tienen mucho de nuestra música. Por eso mis raíces me salvan y me ayudan a entender otros estilos.

En las clases que imparto les aconsejo a los jóvenes estudiar, crecer, buscar el lenguaje rítmico y el folclor de cada país porque así encontrarán su propia definición, el sabor, el café, el tabaco, las raíces, el brebaje, los cocimientos… que son puros de la naturaleza de cada sentimiento y de cada pueblo.

Yo soy un amante y un respetuoso de mis raíces. He llegado a la conclusión de que todas las músicas están más cerca. El world music no surgió por gusto, es el resultado de que el mundo está cada vez más unido en sentimiento.

En mi carrera he crecido en varias facetas y para mí, son energías diferentes y necesarias en mi evolución. Es una manera de aportar a una canción, de realizar nuevas ideas ya sea componiendo, cantando, tocando… Cada una lleva igual concentración y dedicación, el entorno es el que cambia. Pero la búsqueda y el fin son comunes.

Mi padre, Gradelio Pérez, escribe las historias, es un autor inagotable que llena de poesía mi música; compositor además de obras interpretados por Celia cruz, Issac Delgado, Ana Belén, Cheo Feliciano y otros.

Nosotros somos del campo. Él tiene la esencia de la tradición, la lírica del son y la guaracha, el lenguaje jocoso y esa forma de escribir la cotidianeidad de la vida campestre. Es el guionista de todas mis películas, yo soy parte del elenco de actores (risas).

Sin dudas, Alain Pérez es uno de los grandes músicos del siglo XXI, el cantante y tecladista del Irakere de 1994, el primer bajista que sustituyó a Juan Formell en Los Van Van, el bajista de la última banda del genio flamenco Paco de Lucía, el hombre sencillo y carismático que trasmite energía y sentimiento en clave de rumba.

Desde Suenacubano, agradecemos su música y le deseamos muchísima suerte, mientras continúe Hablando con Juana en la tierra que le vio nacer.