foto: suenacubano.com

Descemer Bueno: “En Cuba es donde más importancia se le ha dado a mi música”

Marino Luzardo | 23/NOV/2012

Confesiones para Suenacubano.com de uno de los cantautores más reconocidos de estos tiempos en el panorama musical cubano y latinoamericano

El lobby del hotel Habana Libre nos acercó hace unos días a uno de los cantautores más reconocidos de estos tiempos en el panorama musical cubano y latinoamericano. Estamos hablando de Descemer Bueno, que con su disco Bueno nos ha ofrecido una fiesta de buen gusto a través de canciones de excelente factura que comparte con varios cantantes del patio. Sirvió también la conversación para conocer su parecer sobre varias cuestiones. Aquí les va nuestro diálogo.

Primero las agrupaciones Estado de Ánimo, Columna B, el grupo de Santiago Feliú y otros trabajos en Cuba, luego comienza tu proyección internacional con resultados realmente sorprendentes. ¿Por qué con tanto éxito fuera de fronteras siempre necesitas la presencia de tu obra en Cuba?

Porque aunque muchos no lo crean, aquí en Cuba es donde más importancia se le ha dado a mi música y a mi carrera, y todo eso que es difícil de alcanzar se lo debo a músicos como Santiago Feliú, Elmer Ferrer y Yosvany Terry, quienes no solo han influenciado mi música sino mi forma de pensar. Mucho de lo que puedo hacer como compositor se lo debo a mi trabajo junto Santiago que me ha marcado, y también a la cercanía a Pablo y Silvio que tenemos todos a través de sus canciones.

¿Cómo defines tu relación con una ciudad como New York y cuánto enriqueció tu universo creativo?

Imagínate, allí confluyen muchos tipos de seres humanos y por ende mucha melodía, muchas religiones, y todo en esa ciudad suena, todo es música. Allá crecí mucho en lo que se refiere a conocer diferentes tipos de música que aquí no conocía, y la africana en general está muy presente.

New York te convierte en un ciudadano del mundo y fue muy importante residir allá, ahora todo ha cambiado mucho, incluso la apreciación de la música ha variado para mal.

¿Esto de interpretar tus canciones obedece al deseo de que no solo se te reconozca como compositor?

No me arrepiento de no haber empezado antes una carrera como intérprete, porque crear canciones toma mucho tiempo, también darse a conocer como compositor. Pienso que pude haber empezado antes con canciones que le he dado a Haydée, a Diana Fuentes o a Enrique Iglesias, pero fue bueno escucharlas en sus voces, son insuperables. Ahora fue que me decidí y puede ser el inicio de una carrera en ese sentido.

Muchos de tus temas han sido hits por varias semanas, cantados por estrellas como Luz Casal, Enrique Iglesias, Juan Luis Guerra, por solo citar algunos. ¿Cómo llegan hasta ellos tus creaciones?

Bueno, yo viviendo en New York aprendí que todo se hacía a través de relaciones y he conocido a personas muy vinculadas al mercado, y solo alguien así te puede presentar a ese tipo de intérpretes. A Enrique Iglesias lo conocí por el presidente de EMI, una de las compañías más grandes de la industria del disco. Enrique es uno de los artistas más exigentes que he conocido, las canciones que más me han costado son las que he escrito con y para él. He escrito muchas canciones para su repertorio pero solo pocas llegan a la cima como “Cuando me enamoro”, que no iba estar en el disco y luego se mantuvo durante 18 semanas en las listas de la Billboard. En el caso de Luz Casal se lo debo a Julieta Venegas, que nos puso en contacto. Los demás: Talía, Noelia, Juan Luis, Wisin y Yandel y Daddy Yankee, a quienes personalmente no conozco, han tenido referencias mías por el trabajo que hacen algunas personas como ustedes que nos acercan al mundo a través de nuestra obra.

Cuéntanos de tu paso por África.

Visite África hace unos años, recuerdo que fui con Bobby Carcasés. Qué te puedo contar, es algo increíble. Estuve en varios países de la región y su música se te mete por los poros, me encontré con mis antepasados y considero que es el continente que más ha esparcido su música.

Entre tus colaboraciones más importantes en Cuba se encuentra tu labor de productor de discos. ¿Cómo marcha este plano de tu carrera?

El trabajo como productor lo tengo un poco abandonado porque es muy absorbente y aquí los hay muy buenos, y les he dado oportunidades a otros que tienen mucho talento. En el caso de mi disco más reciente Bueno dejé la producción en manos de Maykel Bárzaga y de Omarito Hernández, que nunca habían tenido título de productores, y me siento muy satisfecho con el resultado.

Te reconocemos ya como alguien que ha sabido enriquecer inteligentemente nuestra banda sonora a través de canciones donde el amor siempre está presente, y tu nuevo disco calará de manera profunda en el gusto popular ¿Cómo fue el proceso para asignar los temas que compartes con tus colegas?

Fue algo mágico. En el caso de Haila, por ejemplo, iba a ser Xiomara Laugart, pero nunca coincidimos para hacerlo, y fue Cucu Diamantes quien me dijo: “Hazlo con Haila”, y me alegró mucho hacerle caso porque de ahora en adelante quiero que cante siempre mis canciones, hemos hecho una química muy buena. Con Gema (Corredera), ella ni se enteró, pues monté mi voz sobre la suya sin consultárselo y mira el resultado. Es que es una gran cantante a la que admiro mucho. Con X e Israel compuse temas que compartimos en momentos muy distintos de mi vida, y también con Kelvis fue así. Lo que sí te aseguro es que estoy feliz con la participación de todos en este fonograma.

Entre esos temas está “Ser de Sol” nominado a los Lucas ¿Qué sabor dejó en ti un audiovisual como este?

El resultado fue magnífico. La idea no tiene nada que ver conmigo pero respeto el trabajo de los realizadores. No tengo ese talento, como X Alfonso que puede hacerse sus clips. Hay terrenos en los que no participo. El video me gustó y me parece muy bien.

¿Ahora mismo que proyectos ocupan tu mente?

Ahora creo que voy a descansar un poco, un disco agota mucho y roba muchas energías. Luego de siete años retomé este proyecto y tendré paciencia para volver a gestar otro, pero me encantaría que fuera también compartido con otros artistas.

Citando uno de tus temas: ¿Has escrito ya “El bolero que salve tu vida”?

Mira, hace mucho que no compongo boleros porque la presión que hacen los intérpretes que exigen tus canciones es intensa y tienes que estar en función de eso. No puedes, a veces, escribir algo más íntimo que tenga que ver con tus interioridades como es el bolero en sí. No renunciaré al bolero, pero te confieso que a veces tengo miedo de que al encontrarme conmigo mismo mi música no funcione igual. Es una sensación rara.

¿Cuál es tu opinión acerca de la iniciativa que han tomado algunos músicos de ofrecer sus discos gratis al público, como lo hizo recientemente X Alfonso?

Bueno eso tiene su cosa. Sé que X lo hizo y Coldplay también, creo que hay una línea que se va diluyendo entre la promoción del artista y lo que es contraproducente. Es complicado. Regalando el disco es muy difícil llegar a alcanzar lo que quieres. Realmente lo que se busca con eso es vender el show pero es riesgoso, porque no todos los artistas pueden hacer un show con todas las de la ley, y regalando discos se nos abarata la vida y luego nadie quiere pagar una entrada. No funciona para todos. Ten en cuenta que cada día desaparece una disquera. Ahora mi disco lo firmé con EMI y esta fue absorbida por Universal, entonces el material ha quedado en terreno de nadie, y me siento obligado a incumplir con un contrato porque, definitivamente, yo tengo que salir a vender mi disco.

Dime lo primero que te viene a la mente cuando escuchas estas palabras:

Habana Vieja.
Lugar donde nací.

Contrabajo.
Me dio mucho trabajo para tocarlo.

Barcelona.
Me sueño volando sobre ella.

Yerba Buena.
Contradicciones, aprendizaje, escuela.

Siete Rayos.
Necesidad de Ego.

Músicos cubanos con los que te identifiques.
Casi todos, admiro la educación musical que tenemos.

Habana Blues.
Un desencuentro.

Dúos.
Futuro.

Este es Descemer Bueno, a quien agradecemos su tiempo para nuestro sitio. De este encuentro algo nos quedó muy claro: donde quiera que estés, tu identidad no cambia si llevas con dignidad la esencia de tu cultura. Aquí está la prueba: escuche Bueno y compruebe que, de arriba abajo, el disco Suena Cubano.