foto: Tomada de su Facebook Oficial

Wil Campa en su mejor momento

Marino Luzardo | 17/JUN/2015

El músico repasa su carrera y adelanta detalles de dos discos que estrenará pronto

“Si mañana me voy pa’l otro lao que me quiten lo baila´o”. Así dice uno de los estribillos que se ha pegado en la música popular cubana de los últimos meses. Wil Campa es el responsable de que la frase se inserte ya en el dialogo cotidiano del cubano, parece tenerlo muy claro y vive cada día como si fuera el último.

Siempre elegante, puntual, cortés y locuaz, deja una buena imagen de su persona y su obra en cualquier escenario o set de televisión. Coincidimos en el programa Al Mediodía y no vaciló en dialogar conmigo para Suenacubano.com.

Háblame del Wil niño, adolescente y su pasión por la música.

Vengo de un pueblo muy humilde de Pinar del Río que se llama Las Martinas y desde niño sentí inclinación por la música, aunque en mi familia nadie se ha dedicado a esta manifestación.

Yo era el artista o el payaso del aula y siempre estaba jugando a hacer cosas como cantar o tocar instrumentos. A partir de la secundaria, me convertí en el organizador de las actividades culturales de mis centros de estudios y ahí comenzó mi bregar como aficionado en diferentes festivales de la FEEM (Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media) y la FEU (Federación Estudiantil Universitaria).

Luego, en el servicio militar, también tuve la oportunidad de estar en varios eventos y lo que más me gustaba por aquella época era la percusión, inventaba hasta mis propios instrumentos musicales, pero dada la necesidad de un cantante, entonces por no quedarme fuera, me puse a cantar.

Competimos en varios festivales de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias) y la Marina de Guerra, y cuando terminé el servicio militar me llama el Grupo Cumbre, que era algo más serio y profesional.

Al entrar en ese colectivo empecé a estudiar canto popular con el maestro José Rolando Valdés, y me gradué luego de cuatro años.

¿Cómo llegas a Maraca y Otra Visión?

Estando en el Grupo Cumbre viajamos a varios países, pero la agrupación comenzó a desestabilizarse, y entonces fui a una audición que luego me enteré que era para hacer coros en la orquesta de Yumurí, no era lo que yo quería, pues anhelaba ser cantante principal.

Moisés Valle se fijó en mi timbre de voz, pero como te decía no quería hacer coros y seguí con el Grupo Cumbre.

Con el tiempo Yumurí se entera de que su hermano Orlando Valle “Maraca” necesitaba un cantante y le da mis coordenadas y así empecé con Maraca y Otra Visión, agrupación a la que le debo mucho y agradezco públicamente a Maraca por hacerme partícipe de una experiencia tan hermosa, llevando nuestro arte a muchas naciones y participando en los principales eventos de jazz y de música latina del mundo.

Allí permanecí siete años, conocí el rigor y la excelencia de la mano de Orlando. Aprendí a cantar todos los géneros, a proyectarme en los escenarios, a cuidar mi imagen. Definitivamente, fue una escuela para hacer lo que hoy puedo exhibir ante el público.

¿Y por qué si te iba tan bien decides abandonar esta agrupación?

En una oportunidad, estando en Vancouver, Canadá, conocí a unas personas, que hoy son mis managers, y ellos vieron mi trabajo con Maraca y me recomendaron que hiciera mi carrera en solitario.

Yo me asusté y les dije que tenía que pensarlo, porque eso llevaba muchas cosas que en ese momento no tenía. Me ofrecieron su respaldo y di, el que creo ha sido, el paso decisivo en mi carrera y en mi vida, decidí jugármela y, por suerte, todo ha funcionado. De esto hace ocho años.

Reuní a un grupo de músicos de mi natal Pinar del Río y bauticé la Orquesta como Wil Campa y su Gran Unión, porque era precisamente eso, una unión casi familiar, pues tengo hasta a mis hijos también en la orquesta.

¿Cómo valoras el éxito que tiene ahora el grupo?

Creo que estamos en el mejor momento desde que decidimos fundar la banda. Estamos provocando mucha energía en el escenario, que el público recibe de manera especial, y eso nos satisface mucho.

Algunos dicen que no soy sonero pero así me siento, aunque ahora hayamos apostado también por otros géneros como el merengue electrónico, que se ha pegado fuerte en nuestros seguidores.

Muchos de los temas que suenan aun no estas recogidos en discos. ¿Cuándo saldrá el material que los reúna?

Estoy en proceso de producción de dos discos. La mejor vista es de salsa, con invitados como Alexander Abreu en la trompeta, Yandy Martínez en el bajo, Alejandro Falcón en el piano, y muchos más amigos y excelentes profesionales.

Además, preparamos otro fonograma con música más caribeña. Se llamará Baila pero con to´, con temas como "La Bambina", "Rumba Buena", "Que me quiten lo baila´o", "Me gustas tú", "Suelto y sin vacunar", de Osmani Espinosa, además de composiciones de Alberto Reina, Jesee Suarez; la mayoría de los arreglos son de Carlos Cartaya.

De forma paralela, estamos haciendo clips con Henry García para completar la promoción de nuestro trabajo, pues el apoyo del audiovisual es muy importante.

¿Colaboraciones o featurings con otros artistas?

Ahora, con la promoción y el éxito de nuestra música, se nos han acercado muchos jóvenes para hacer featurings con nosotros y qué bueno que me des la oportunidad de aclarar que no soy yo quien decide si se hace o no.

Nos debemos a una disquera extranjera, Revolution International, y sin su aprobación no podemos grabar nada porque tenemos un estricto contrato firmado con ellos.

En ese sentido, sacaremos un tema con Haila que se llama "Zapato nuevo pa que rompa el piso", pronto sonará en la radio y se le hará su clip, y también otro con la Señorita Dayana.

¿Compromisos internacionales y actuaciones en Cuba?

Próximamente partimos hacia Canadá, para nuestra gira de verano, que hacemos desde hace ocho años, ofreceremos igual cantidad de conciertos en festivales de jazz y música latina.
Al volver estaremos en Santiago y Bayamo. Aquí en la capital los esperamos cada lunes, a las 5:00 p.m., en la Casa de la Música de Miramar.

Deseándole suerte a Wil Campa y su Gran Unión cerramos la charla. Estaremos pendientes de sus discos y aquí siempre tendrá las primicias vinculadas a su trabajo, ese que tanto el público agradece porque, desde lo más hondo, suena cubano.