foto: Roberto Ruiz

Laritza Bacallao: “El éxito no cae del cielo”

Synaley Hernán | 1/SEP/2015

Aunque se inició en la música tradicional –la cual no desecha-, Laritza también defiende el son cubano

Laritza Bacallao siente que es la constancia la que consagra a los artistas. En la escena domina cada resquicio y el público y la crítica le elogian su potencialidad interpretativa, esa que la lleva a moldear géneros de la música popular con la música clásica.

Recientemente en la red social Facebook, la boricua Olga Tañón reconocía esa versatilidad de Laritza. La cubana recibió esas palabras con admiración. “Cuando las leí, flipé en colores, como dicen los españoles”, confesó a OnCuba en entrevista exclusiva.

La Tañón hace suyo el escenario, algo que la Bacallao considera estupendo. “Me encantaría conocerla y decirle que cuando estuvo en La Habana, para el concierto Paz sin Fronteras, fui una de las que busqué encontrarla. Soy fanática de la música de La mujer de fuego. Estoy más que agradecida por sus palabras”, aseguró.

Lo que muchos desconocen es que Laritza comenzó en el arte a los ocho años de edad. Fue Radio Progreso y su programa Alegrías de sobremesa su carta de presentación. Siempre acompañada allí de grandes orquestas de la música tradicional cubana como Sensación y Aragón, la cantante no demoró en grabar su primer álbum La orquesta Aragón presenta a la princesita del chachachá, nada menos que con la Charanga eterna.

“A partir de ese momento comenzaron las giras. Hice un viaje a Japón, un espectáculo grande con figuras de mi país y todo ello cuenta en mi vida artística”, aclaró Bacallao para quienes ponen en duda la celebración que este año hace de sus cinco lustros de carrera.

Aunque se inició en la música tradicional –la cual no desecha-, Laritza también defiende el son cubano y apuesta además, por una mixtura de ritmos caribeños en la que no faltan el merengue, la bachata y la rumba cubana.

Autores como Descemer Bueno y Osmany Espinosa han compuesto para la joven cantante, quien ya ha superado con creces el título de artista novel y tiene un trabajo notable en la escena musical cubana. “Que suenen los tambores”, “Carnaval” y “Se te fue el avión” se han convertido en temas muy populares, obligados en cada actuación en vivo.

Vienes de una formación académica. ¿Ayuda a los jóvenes ser egresados de las escuelas de arte para insertarse en el mercado musical?

¡Muchísimo! Puede ayudar a cosas que ni se imaginan, musicalmente hablando. Mi consejo a todos esos jóvenes talentosos que aún no han pasado por la escuela, es que se interesen siempre por saber, por superarse, para que su talento se desarrolle más.

“Las posibilidades para el mercado solo las da el trabajar duro para lograr el éxito, porque no cae del cielo. Siempre hay que tener mente positiva para que todo salga bien”.

Estados Unidos es una plaza muy atractiva que pudieras conquistar. Has actuado varias veces allí, ¿cómo te ha ido?

A mí me ha ido súper bien. Me imagino que igual que a los cubanos que han tenido que pasar por allá. Lo que si diría es que todavía no hemos llegado al público norteamericano de la forma que pensamos, sino a los latinos que radican en esa nación: peruanos, chilenos, cubanos… Nos queda un poquitico, aunque no pasa lo mismo con nuestra música tradicional que sí llega a todos.

Con propuestas tentativas para actuar nuevamente en Estados Unidos y en Europa –de donde acaba de regresar-, así como para visitar parte de América Latina, Laritza Bacallao reconquistará a su público natural este 4 de septiembre en e habanero teatro Karl Marx.

El espectáculo estará bajo la dirección artística del realizador Rudy Mora y allí tendrá como invitados a la compañía danzaría Free Dance, la compañía PMM (Por un mundo mejor) y a los cantantes Cándido Fabré y JG, con quienes interpretará “Hello baby”, un número que se ha mantenido en las listas de éxito de las emisoras cubanas.

“Habrá mucha alegría y energía positiva en el Karl Marx, porque eso queremos trasmitirle a la gente”, dijo Bacallao, que aprovechará esa ocasión para presentar Solo se vive una vez, producción discográfica que editó con la disquera Planet Récord y que la casa fonográfica Egrem tendrá los derechos de distribución en Cuba.

“Hay que vivir la vida, mirar para adelante siempre”, es el mensaje que trasmiten las canciones de la placa, una máxima que llevará a su concierto.

Tomado de Oncuba