foto: Tomada del Blog Reporte Naranja

Virulo y Ernesto Acher: humor musical

Marino Luzardo | 24/JUN/2014

Premio Nacional de Humor 2014 para Alejandro García “Virulo”, una figura imprescindible del humor musical cubano

Hace muy pocos días recibimos la agradable noticia de que el Premio Nacional de Humor 2014 fue conferido a Alejandro García “Virulo”. Resultan innegables los aportes que ha hecho este hombre al humor criollo, desde la fundación del Conjunto Nacional de Espectáculos hasta la fecha. Para los que pasan de 40 quedarán para siempre en su memoria propuestas como “La esclava contra el árabe”, “Génesis”, “El bateus de Amadeus” y otras más que repletaron el teatro de los grandes acontecimientos de La Habana y constituyeron la cimiente para la formación del Centro Promotor de Humor, que ya tiene de manera oficial dos décadas de existencia. Con Virulo y su inseparable guitarra conversamos para suenacubano.com.

¿Cómo evocas en tu memoria la creación del Centro Promotor de Humor?

En el 89 ó 90 nació la iniciativa de aglutinar a los humoristas en un centro que tuvo como sede primera el cine Acapulco. Cuando hicimos con el Conjunto Nacional de Espectáculos “La esclava contra el árabe”, que tenía que ver con dos populares novelas del momento, una brasileña y otra mexicana, todas las provincias nos abrieron sus puertas. Aquí, en el Karl Marx, estuvimos un año de jueves a domingo.

Y a partir de ahí, al movernos hacia otras regiones, conocimos a una gran cantidad de jóvenes que estaban haciendo humor en las universidades, como La Seña del Humor, de Matanzas; La Leña del Humor, de Villa Clara; Salamanca en el ISA, con Doimeadiós; Ulises Toirac con Onondivepa, en la CUJAE; en fin, un gran movimiento humorístico universitario.

Muchos de estos humoristas vinieron para la Habana a integrar el Conjunto… y hubo que profesionalizarlos. Así nació la semilla de lo que es hoy el Centro Promotor del Humor. Recuerdo que con ellos hicimos un espectáculo que se llamó Miramar 81, 32 y 132 en alusión a las guaguas que pasaban por el Karl Marx. Fue algo mágico, imagínate gente muy joven que venía de las universidades y, de momento, estaban en un teatro ante un público muy numeroso que acudía a verlo semana tras semanas.

Ahí estaba también Churrisco, que era traductor de ruso. Éramos muy jóvenes todos. Cuando recuerdo aquella etapa lo hago con muchísimo agrado porque nos unimos por el humor con amor, con amistad y respeto, y me satisface mucho ver el desarrollo que ha tenido esta iniciativa convertida en el Centro Promotor del Humor.

¿Es cierto que es el único de su tipo en el mundo?

Recuerdo cuando se hizo la inauguración, que vinieron personalidades humorísticas de México, de Argentina; y tuvimos el apoyo de invitados extranjeros que hicieron palpable su simpatía por esta idea que sí, es única en el mundo, porque no hay otro centro de promoción del humor en ningún país. Los humoristas tendemos a ser individualistas y cada uno hace los suyo. Esto que ha sucedido en Cuba ha tratado de hacerse en otras latitudes y no ha fructificado. El gremio humorístico es complicado, y que ese grupo de profesionales del humor cubano este cumpliendo veinte años de ser oficializado creo que es un logro sumamente importante. Son dos décadas de trabajo conjunto que ha permitido un crecimiento sin precedentes en nuestro país. Es algo que me asombra. Creo que en Cuba hay tantos humoristas como músicos, es increíble.

¿Qué nos puede adelantar sobre el espectáculo del próximo 28 en el Karl Marx?

Vamos a estar esa noche con Ernesto Acher, fundador de Les Luthiers, y más de sesenta músicos conformados por los integrantes de la Orquesta del Instituto Cubano de Radio y Televisión, además de los violines de la Sinfónica Nacional. Será algo realmente espectacular donde tendremos humor musical.

La música será la principal protagonista de esta propuesta. Contaremos escenográficamente con un grupo de muchachos que hacen mapping y proyectan imágenes especiales que convertirán el escenario en un recinto mágico lleno de música y humor.

Los arreglos sinfónicos de mis canciones fueron hechos por Ernesto y, claro, habrá también parte de su trabajo donde mezcla música sinfónica y popular de una manera muy simpática y divertida. La gente asocia el humor muchas veces con cosas visuales o verbales pero casi nunca de manera estricta se asocia a la música. Y esto es precisamente lo que llevaremos repito: humor musical para divertirse.

¿Por qué una sola función?

Porque Ernesto Acher tiene mucho trabajo y precisamente el 29 partirá a dirigir la Sinfónica de Chile.

¿Qué otras ideas tiene en mente?

Estoy preparando un espectáculo con canciones “domésticas” que se llama La Mata de CUC. Vamos a ver cuándo lo estrenamos.

Y aprovechamos la guitarra que fue testigo de esta charla para pedirle que nos hiciera un tema, a lo cual accedió interpretando “Delirio de grandeza” una de esas canciones “domésticas” que tiene que ver con la realidad nacional. Por cierto, es importante señalar que este espectáculo del día 28, a las 9:00 pm en el Karl Marx se dedica a los 50 años de la EGREM. Lléguese al teatro y acérquese al estilo incomparable de Virulo, quien, sinfónicamente, junto a Ernesto Acher, nos ofrecerá un humor musical que, estoy seguro, suena cubano.