foto: Cortesía de la Oficina de Liuba María Hevia

Vidas Paralelas, un éxito en República Dominicana

Suenacubano | 5/SEP/2017

Reseña de la presentación de la cantautora cubana Liuba María Hevia en ese país.

La trovadora cubana Liuba María Hevia ofreció el concierto #VidasParalelas el 2 de septiembre en Escenario 360, de República Dominicana, acompañada por invitados de lujo: Carlos Varela,
Maridalia Hernández, Víctor Víctor, Pavel Núñez.

Sobre esta presentación escribió Yoandy Vega Peña, admirador del trabajo de la cantautora. A continuación Suenacubano comparte con sus amigos la reseña que amablemente fue enviada a nuestra redacción por la Oficina de Liuba María Hevia.

Los que seguimos a Liuba María Hevia sabemos que #VidasParalelas fue un concierto sin precedentes para ella con el público dominicano. Verla rodeada de tantos colegas talentosos, cercanos en afecto y haciendo buena música: marcó un punto de plenitud.

Dice Liuba que Vidas Paralelas es un disco "imposible de reproducir en vivo", y puede ser, sin embargo en el concierto de anoche, la confluencia de magia, talento y el amor en sentido general, anticiparon completamente la valía de ese discazo de 64 temas y más de 30 invitados (Vidas Paralelas).

Hubo tantos momentos sublimes...

Las palabras de apertura que estuvieron a cargo del gran intelectual dominicano Freddy Ginebra.
La dirección general, que contó con la exquisitez y el magisterio de Pepe Hevia, que llenó de magia el escenario creando una escenografía personalísima; también coreografío para el concierto, a los bailarines de la Compañía Nacional de Danza Contemporánea de República Dominicana, fundada y dirigida por Marianela Boán.

Los maestros Víctor Víctor, Carlos Luis y José Antonio Rodríguez abrazaron con sus voces y experiencia a una Liuba renovada y deslumbrante.

La presentación de Amaranta fue otro de los regalos de la noche, espléndida cantautora venezolana de cálida voz, que cantó una de sus composiciones, además de compartir con Liuba Con los hilos de la luna ("El Abuelo"), una de las canciones más coreadas por el público.

La potencia y la voz de Maridalia Hernández sobrecogieron a todos cuando interpretó en solitario "Pasaba un ángel", de Liuba. Luego a dúo cantaron "Ausencia" mientras se proyectaron imágenes que homenajeaban a Sonia Silvestre. Y ahí estábamos, nuevamente estremecidos ante esta sentida canción que identifica a Liuba de una manera perfecta.

Otro regalo esperado fueron las interpretaciones junto a Pavel Núñez, ("Me desarmo" y la emblemática "Vidas Paralelas"), temas muy esperados por el público.

Para mí, particularmente, el clímax del concierto fue el momento junto a Carlos Varela! Él contó que una vez un niño le preguntó en plena calle: "¿tú eres el que vuela con Liuba?", y luego le ordenó "a ver, ¡vuela!".

¡Y volaron! Volaron alto cantando por primera vez, en vivo, "El Despertar"... una de las primeras canciones escritas por Ada Elba Pérez, (cuya luz siempre acompaña a Liuba junto a los duendes embrujadores que la circundan), con esta y con otras canciones suyas crecimos y aprendimos a soñar tantos cubanos...

El concierto #VidasParalelas fue un suceso inenarrable! a los cubanos presentes nos llenó de tanto orgullo! porque pudimos ver el teatro repleto de un público dominicano que, apostando por la buena música de autor, distinguió con aplausos y gritos de "Bravo!" a nuestra Liuba... aquello marcó un antes y un después... sin dudas es el inicio de una prometedora relación con ella.

No faltó quien por primera vez la conociera, y fui testigo del deslumbramiento de un señor que por teléfono exhortaba a alguien repetidamente: "tienes que oírla! tienes que ver esto!".

En el bis final, José Antonio Rodríguez contó a Liuba y a todos que llamaron a Silvio Rodríguez por teléfono para que fuera testigo de este hermoso acontecimiento, que también, como siempre pasa en los conciertos de Liuba, honró generosamente a quienes considera sus maestros. En esta ocasión cerró el concierto con "Te doy una canción", y todos de pie la cantamos, la vivimos, la agradecimos hasta la emoción más vívida.

A todos nos quedó la sensación de haber asistido a un encuentro que pareció breve, y cuando vimos el reloj habían pasado más de 2 horas. Nuestros aplausos largos y repetidos la sacaron dos veces más a escena!!!

Y nos quedamos con ganas de más, de mucho más porque tener una experiencia tan completa no sucede todos los días, hay muchos que viajaron a Santo Domingo solo para verla, como sus amigos y seguidores de Puerto Rico, por ejemplo.

Nos quedará el recuerdo de una noche única, de esas que no se olvidan jamás, que se recuerdan con emoción y nostalgia desde la noción del placer más alto, ese que dan ganas de decirle a Liuba que mientras uno exista, en cualquier rincón de este mundo: ¡Alguien la espera!

+ sobre Liuba María Hevia