foto: Cortesía

Nace un disco… libre de pecado

Ivón Peñalver | 13/JUL/2017

Beatriz Márquez homenajea al inolvidable músico cubano Adolfo Guzmán con un CD / DVD.

Adolfo Guzmán, Beatriz Márquez, Jorge Aragón, tres generaciones dentro de la música cubana que hoy se unen a través de esos imprescindibles nexos que la cultura gesta. Nexos que hacen dialogar a los creadores entre sí hasta hacerlos convertirse en solo uno.

Hoy esa trilogía significa la culminación de un intenso trabajo donde La Musicalísima le canta al inmenso Adolfo Guzmán, y lo hace contando con la serenidad y el rigor estético del joven y talentoso músico, productor y arreglista, Jorge Aragón.

La magia del encuentro la favorece el encantamiento que produce la música de Adolfo Guzmán, en tiempos en los que no prevalece la buena canción. Temas conocidos en voz de notables intérpretes cubanos como Bola de Nieve, Alba Marina y Marta Justiniani, Aurelio Reinoso… fueron inmediatamente elegidos por Beatriz.

Así comenzó su búsqueda de un repertorio que no se conformaba más con el ostracismo de otros temas, verdaderamente hermosos, y se gestaba un camino único en el que vieron afortunadamente la luz canciones como “Por tu falso amor”, “Siempre es Navidad” o “Lloviendo”.

El nacimiento de este disco se sublima como una palabra empeñada con el recuerdo de un Guzmán que parecía confiarles sus letras y músicas a estos nuevos coprotagonistas de su historia musical, y lo hacía, exactamente, libre de pecado, sin concesiones con lo falso, con lo kitsch, sin arrastrar falsas armonías ni exceso de sentimentalismo barato; del mismo modo sus nuevos hacedores conformaban el disco con una extraordinaria limpieza sonora, donde cada acorde representa un sentimiento, y los instrumentistas —104 en total—,hicieron suya cada frase musical sin protagonismos individuales, lo cual le concedió el justo sentido musical y humano que conllevaba.

Once temas conforman esta joya musical, el disco y DVD Libre de pecado, este último será grabado en un concierto en vivo que se ofrecerá en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, en el venidero mes de septiembre.

Como en un gran filme de amor se van entretejiendo las historias escritas por Guzmán, que ahora parecen narradas y reeditadas por Beatriz y Aragón. Multiplicidad de géneros musicales -bolero, jazz, canción de navidad- encuentran una variedad sonora sin afeites. Variedad de sentimientos encontrados se suceden en este hecho artístico donde cada individuo podrá entender el final según su experiencia.

La invitación del Coro Entrevoces, que dirige la Maestra Digna Guerra, la creación de una jazz band como complemento sonoro, la siempre atinada invitación de la Sinfónica del Mozarteum, que es cada vez más inmensa, junto a otros jóvenes músicos consagrados como Yaroldi Abreu, Oliver Valdés y Gastón Joya, así como la irrenunciable presencia afectiva de su hija. Evelyn García Márquez, son la prueba exacta de que el disco nació bajo el signo de la excelencia que procuró y llegó a juntar.

Nuevamente Producciones Colibrí apuesta por un fonograma de altos valores musicales y éticos. El respeto por la obra de Guzmán, según refiere Beatriz Márquez, fue el punto de partida; igualmente la necesidad de mostrar a las jóvenes generaciones el valor de unos textos capaces de remover los sentimientos de cualquier persona.

Sí, ciertamente, asegura Beatriz Márquez, se trata de una obra musicalmente compleja, pero con letras portadoras de valores universales, de ahí lo necesario de su conocimiento.

Por su parte, Aragón cumple el sueño de asumir un trabajo que le abrió las puertas a otro modo de hacer; pudo asumir arreglos con la grandeza que la propia obra le iba exigiendo, y nuevamente bajo el signo del respeto hacia el autor, también disfrutó la cercanía con Beatriz, siempre única desde la sencillez.

La magia se completa cuando Fito, el muy reconocido ingeniero de sonido, ultima los detalles del bajo, sube un tanto la voz en una de las piezas, o elimina un filtro que aún subyace. Ya casi se termina, y es cuando realmente comienza.

Una vez que se haga la presentación, otro equipo, al mando de Manolito Ortega, filmará el DVD, entonces será la hora de captar en imágenes el alma de un trabajo musical y humano que por más de un año se gestó y finalmente nació libre de pecado.