foto: Tomada de rtvfestival.icrt.cu

Un festival que también suena cubano

Marino Luzardo | 10/SEP/2013

La primera jornada del Festival Internacional de la Radio y la Televisión comenzó con una gala donde participaron importantes artistas cubanos

Ayer, 9 de septiembre, se desarrolló la primera jornada del Festival Internacional de la Radio y la Televisión cubanas en el Palacio de Convenciones de La Habana. Primera cita en la que ambos medios de comunicación exhiben sus logros y reconocen sus fracasos de manera conjunta, pues con anterioridad los festivales se realizaban de manera independiente.

En esta ocasión la asistencia de delegados y nominados nacionales y extranjeros permitirá un intercambio de experiencias sin precedentes donde la contaminación de conocimientos asociados a ambos sectores definitivamente ampliará horizontes para futuros proyectos.

La música también estuvo presente en este primer día de Festival. Para dar la bienvenida se llevó a cabo una gala en el Teatro Lázaro Peña de la capital donde trató de mostrarse lo más representativo de las tendencias actuales, sin renunciar a nuestras raíces más profundas asociadas a la rumba y la música campesina. De tal modo desfilaron por el escenario, Vania Borges, Clave y Guaguancó, María Victoria Rodríguez y Papillo, quienes mostraron lo mejor de sí en esta singular noche.

Luego siguió el desfile, esta vez con un homenaje al gran Adolfo Guzmán, uno de nuestros más inmensos compositores, quien desplegó un meritorio trabajo dentro de la televisión cubana, en programas que hoy por hoy son referentes para las nuevas generaciones. Este tributo a Guzmán corrió a cargo de cantantes líricos como Milagros de los Ángeles y Brian López, uniéndose a Coco Freeman y acompañados por la Orquesta, el Coro y el Ballet de la Televisión Cubana, entidades del ICRT que en este 2013 celebran su aniversario 50.

La frescura de la nueva oleada musical llegó de la mano de Kelvis Ochoa, David y Ernesto Blanco, Luna Manzanares, Laritza Bacallao, Tania Pantoja, Manolito Simonet y su Trabuco y otros artistas, que ofrecieron un merecido recibimiento a quienes, durante estos días, se encargarán de que ambos medios entreguen al pueblo la calidad que demanda y merece.

Y es que no podía ser de otra manera. Tanto la radio como la televisión son vitales para la difusión de nuestra música. Precisamente, el tratamiento de este arte en el plano audiovisual pudiera potenciar más de un debate en la cita. Y bienvenidos sean estos si apuestan por el arte genuino que nos identifica en todo el mundo, ese que por los cuatro costados, suena cubano.