Ibrahim Ferrer, a la altura de los grandes

Suenacubano | 6/AGO/2014

Homenaje a la voz del son cubano a casi una década de su desaparición física

Si grandes fueron los tropiezos que enfrentó en su vida, mucho mayores resultaron los deseos de Ibrahim Ferrer de entregar al público su pasión por la música.

Al cumplirse nueve años de su desaparición física, no podemos dejar de recordarle siempre jovial, sencillo y espontáneo, carácter que mantuvo aún cuando perdió la fe en alcanzar el éxito. Para su felicidad, el destino le deparó una pequeña sorpresa, quiso que alcanzara el reconocimiento internacional con casi siete décadas de vida.

Su éxito estuvo antecedido por años de entrega a la música, y de haber compartido la escena con figuras trascendentales como Pacho Alonso y Benny Moré.

Como fundador de la reconocida banda Buena Vista Social Club, Ibrahim representó a la isla en múltiples escenarios del mundo durante una década. “El orgullo que yo tengo es haber podido representar a mi pedacito de tierra, a Cuba, en otros lugares del mundo”, dijo en cierta ocasión al periódico El País.

Su motivación iba más allá del mero hecho de cantar y entretener: “…quiero llevar un mensaje de que, sobre todo, haya paz en el mundo. Para que todo el mundo se pueda llevar diáfanamente, que tú me puedas visitar a mí sin ningún temor, igual que yo a ti, que no haya conflictos. Yo quisiera morirme sabiendo que he cooperado en eso”, expresó a la propia fuente.

Por sobre otros ritmos prefería al bolero y lo defendía de corazón, con una dosis increíble de lirismo y espíritu, como expresara Nick Gold, director de la discográfica World Circuit Records, sello que le cumplió el sueño de grabar un disco pleno de canciones del género. Mi sueño, obra póstuma de Ferrer, fue bien acogida por la crítica y el público en general, en el cual incluyó clásicos como “Cada noche un amor”, “Copla guajira” y “Quiéreme mucho”.

Luego de concluido este disco Ferrer confesó al medio mexicano La Jornada que “Perfume de gardenias”, “Mil congojas” y “Fuiste cruel” eran sus temas preferidos.

Ibrahim Ferrer ha dejado sin dudas una huella imborrable en la cultura cubana.Los dos premios Grammys que obtuvo durante su carrera dan fe de ello: Premio Mejor Álbum Tropical Tradicional en el año 2000 con Buena Vista Social Club y Buenos hermanos en 2003.

Tal y como expresara Ry Cooder, productor del Buena Vista Social Club, “Ferrer está ya a la altura de su ídolo Benny Moré y el resto de los grandes maestros de la música cubana de todos los tiempos”.

 

 

Disponible en iTunes el CD 5 Leyendas Vol. II Ibrahim Ferrer

Más leídas