foto: Revista Garbos

Alain Pérez, defensor de sus raíces musicales

suenacubano | 28/OCT/2015

El músico, nominado al Grammy Latino 2015, comenta sobre su disco en competencia

El álbum El alma del son - Homenaje a Miguel Matamoros está nominado al Grammy Latino 2015. El artífice de este material discográfico, el músico cubano Alain Pérez, ha regresado a Cuba, luego de varios años de trabajo en el extranjero y se declara devoto de sus raíces.

“Siempre he sido defensor de mis raíces, de mi folclor, de mi esencia y del orgullo que siento como cubano. Eso es lo que me ha llevado por el mundo entero”, confesó el artista en entrevista al programa 23 y M, de la televisión cubana.

“Me han visto como jazzista, flamenco, timbero. Hay un amplio abanico de géneros, de historias y momentos importantes de mi carrera, todo eso me ha dado la madurez y, humildemente, la potestad para decir que el son es nuestra base, el punto de partida. Vamos atrás siempre para ir hacia adelante”, comentó.

Sobre la selección del repertorio de El alma del son... explicó Pérez: “De Miguel Matamoros tenemos 200 o 300 canciones, y escogimos 20 entre las más y las menos conocidas. Incluimos 11 clásicos y tenemos colaboraciones de Lolita Flores y Diana Navarro, una cantaora de coplas, es bonito porque canta la música de Matamoros, el son y ver cómo convergen los dos estilos resulta muy interesante”.

En cuanto a la nominación al Grammy Latino 2015 apuntó: “Estoy muy contento, pues estamos compartiendo esta clasificación con el Septeto Santiaguero, al que felicito por ser digno representante del son cubano”. Según Pérez, que más que todo, esta nominación es para la música cubana.

“Estaremos en Las Vegas con mucho entusiasmo, son, sabor, y que sea lo que Dios quiera”, apuntó en relación con su presencia en la ceremonia de entrega del Premio Grammy Latino 2015, el próximo 19 de noviembre.

Para Alain Pérez, El alma del Son - Homenaje a Miguel Matamoros constituye “un testimonio musical invaluable para las nuevas generaciones de músicos cubanos, pues no se puede perder el aroma del son para hacer otro género musical. Para que este género criollo no muera, esperamos que este concepto sea defendido por muchos de nuestros músicos, tanto contemporáneos como los que se están formando en nuestras escuelas de arte”.