foto: Facebook Oficial

Los secretos compartidos de Peter Nieto

Adnaloy Hernández | 29/DIC/2016

El intérprete comenta detalles de su versatilidad artística y algunas preferencias.

Aunque no determina el verdadero talento musical, tener una imagen física agradable influye en el éxito y la popularidad de no pocos artistas, así lo considera el intérprete y compositor Peter Nieto, un ejemplo –sin dudas- de hombre atractivo y músico virtuoso.

“Yo le doy un veinte por ciento a la estética. Claro que si luces bien y además tienes aptitudes para la música, pues garantizas la fórmula completa”, considera.

Satisfecho con su apariencia, se anima a compartir qué le atrae más de las mujeres, a quienes les compone y canta una y otra vez. “La inteligencia es lo principal –asevera-. Me gusta conversar sobre cualquier tema. Es lo que más admiro del sexo opuesto”.

Las artes marciales atrapan su tiempo y atención tanto como la música. “Soy un adicto. Tengo mis guantes de boxeo, guantilla, saco… Entreno defensa personal con un primo boxeador. Así me mantengo en buena forma”.

Esa actividad es cuestión de preferencia y no de personalidad, pues Peter asegura ser “un muchacho tranquilo”. También disfruta jugar fútbol. “Arriba Barcelona”, exclama.

Bailar complementa la actuación del excharanguero sobre el escenario. “Yo cantaba bonito desde que era un niño pero mi baile era lo que más le atraía a las personas –confiesa-. Tenía apenas 6 años y me rodeaban chicos de 15 y 16, en el grupo Estrellitas del 2000, donde me convertía en el centro”.

Más tarde, orquestas como Adalberto Álvarez y su Son, Pupy y Los Que Son Son y –más reciente- La Charanga Habanera, afianzaron su estilo de moverse.

Si no hubiera sido músico le hubiese gustado aprender a pintar. “Además de escribir bonito, embelesaba a las chicas con los dibujos en las cartas de amor –reconoce risueño-. Igual me encanta la actuación. Creo que mi intención siempre fue ser artista, no importa de qué manifestación. Al final, escogí a la música”.

Aunque Peter Nieto apenas parte de cero, en muchos años pretende “tener una trascendencia en mi país y que me conozcan a nivel universal. La fama es importante pero muy efímera. Prefiero dejar una huella en la música cubana y del mundo”.

Más leídas