foto: EFE

Pablo Milanés recibe el Premio Especial de La Mar de Músicas

Redacción El Nuevo Diario | 19/JUL/2017

El cantante cubano hizo un recorrido por sus años de carrera con las mejores canciones, dedicadas a los asistentes.

El cantante cubano Pablo Milanés (Bayamo, 1943) ha recibido hoy el Premio Especial de La Mar de Músicas en una noche en la que ha deleitado a un abarrotado Auditorio El Batel con un recorrido por parte de sus más de 50 discos, y en el que ha estado acompañado por Víctor Manuel, Rozalén y Jorge Marazu.

La organización ha entregado esta distinción a uno de los fundadores de la Nueva Trova Cubana por "haber trazado el puente entre el siglo XX y el XXI con un incomparable talento convirtiendo la humilde palabra cantada más inspiradora y necesaria en un arte de incalculable valor estético y social. Y por haber escrito algunas de las canciones de amor más hermosas del mundo".

Milanés, que sucede a Cheikh LÔ en el listado de premiados, ha hecho un discurso acompañado por su trío acompañante, en el que ha destacado que ha decidido recoger el galardón porque La Mar de Músicas es un "festival distinto", dirigido a reconocer la cultura popular, que es "la que sale del pueblo y va al pueblo".

El cantante de Bayamo ha dejado para el recuerdo del festival un repaso de sus casi seis décadas de composiciones eternas, como "Yolanda" o "Yo no te pido", pero también, como ha advertido, canciones que considera clásicos "aunque no me las pida la gente", como "Ya ves".

Milanés ha decidido, como es habitual en los conciertos homenaje en La Mar de Músicas, acompañarse de cantantes de distintas generaciones, como Víctor Manuel, con quien tiene una relación de amistad y artística larga, conocida y fructífera que han plasmado en un dueto en "Sólo pienso en ti".

Además, han subido al escenario del Auditorio El Batel Jorge Marazu y Rozalén, con quien el cubano ha interpretado el tema "Para vivir", que aborda el reconocimiento de que el amor ha llegado al final.

En un repertorio en el que ha mezclado temas de la primera parte de su carrera con las de sus últimos discos, Milanés también ha dejado hueco para canciones todavía no grabadas, como "Vestida de mar", una visión "dolorosa y alejada de la imagen turística de La Habana".

También ha habido espacio para rendir tributo a los estilos musicales cubanos, como el son de Guantánamo, en "Homenaje al Changüí", que le ha servido para homenajear a Chito Latamblé y "su fiel Cambronne'.

Otra de las inspiraciones de Milanés, como son los poetas cubanos, han encontrado su momento en la noche cuando ha interpretado el poema musicado "De qué callada manera", de Nicolás Guillén, incluido en su libro 'La rueda dentada'.

Y llegó el momento esperado por gran parte del público que agotó las localidades del auditorio cartagenero, una "Yolanda" en el que los espectadores han dado rienda suelta a su devoción por el de Bayamo como un coro pagano.

"El breve espacio en que no estás" y "Yo no te pido" han puesto un broche de oro en el que La Mar de Músicas, nacido para recorrer los sonidos del mundo, especialmente los latinoamericanos, ha resarcido la deuda con uno de los países más importantes en el 'world music'.

Tomado de El Nuevo Diario

Más leídas