foto: Elvis Martínez García

Eme Alfonso: “Síntesis es mi escuela y mi familia”

MARINO LUZARDO | 11/FEB/2013

La joven cantante y compositora Eme Alfonso dialoga abiertamente sobre su vida artística y sus nuevos proyectos

Muchas veces se ha afirmado que “hijo de gato caza ratón”, y un terreno como el de la música nos ha brindado múltiples ocasiones para comprobarlo. Ahora bien, nacer y crecer en una familia de músicos supone la necesidad de ser reconocido, ya no por la estirpe a la que se pertenece, sino por lo que se sea capaz de crear, aprovechando y a la vez distanciándose de ese legado, cuya asimilación inteligente saca a la luz una nueva forma de hacer. En ese caso se encuentra la joven cantante y compositora Eme Alfonso, con quien dialogamos abiertamente para suenacubano.com

¿Cuándo eres más Alfonso que Valdés y cuándo más Valdés que Alfonso?
Eso esta complicado. Creo que viene junto, porque mis padres todo lo que han hecho lo han realizado juntos. Llevo con mucho orgullo los dos apellidos y defiendo tanto el trabajo de mi madre como el de mi padre. Yo soy la fusión de ambos y eso no se puede separar, aunque en el escenario trato de ser Eme sobre todas las cosas.

Entonces, ¿cómo marcar el territorio?
Eso ha sido muy difícil, y el hecho de que todos seamos músicos complica a veces la percepción de la música con otra estética y otras influencias. Tengo muchos puntos de contacto con X y Síntesis pero ahora trato de imponer mi punto de vista, defender mis propios intereses como artista, mostrar cómo veo la música cubana actual; ellos tuvieron sus referencias y ahora yo tengo las mías. Para mí nos diferenciamos en eso, en que cada cual ha tomado de la música cubana lo que más le ha convenido y ha hecho su trabajo a partir de ahí.

Tu futuro en la música era predecible pero, ¿cuándo lo tuviste totalmente
claro?
Creo que todo comenzó por mis inquietudes por la composición. Cuando se tienen tantas ganas de expresar cosas, poco a poco te vas dando cuenta de que se convierte en una necesidad, y parte de eso ha hecho que yo también quiera, de alguna manera, hacer lo mío y mostrar a todos quien soy a través de la música. Insisto en que ser parte de la familia Síntesis no ha sido fácil y no me ha dado tanto desarrollo como algunos piensan. La gente te enmarca y exigen de ti algo que quizás uno no puede cumplir. Síntesis tiene 35 años y mi hermano cumple ya 15 años de vida artística, yo recién estoy empezando y hay que ir con calma, y que me entiendan y comprendan que soy diferente lleva su tiempo.

¿Tienen algún código para que el plano personal no afecte el profesional y viceversa?
No, que va, eso es imposible, porque mis padres son músicos, directores pero están muy pendientes de mi vida y de la de mi hermano. Te dicen cosas, opinan. Ahora mi padre toca el bajo conmigo y es quien cita a los ensayos; en fin, pero ¿qué les voy a decir?, son mis padres y lo hacen por mi bien.

¿Y con tus canciones?
Ahí sí soy muy celosa y no los dejo. Es un proceso muy personal, muy íntimo y tengo mi brujería, por llamarlo de alguna manera, a la hora componer y grabar. Necesito estar aislada y sentirme cómoda y sin presión. Mi proceso de composición es sagrado. Luego les muestro los resultados y escucho recomendaciones y críticas.

¿Cómo llevar de forma paralela tu carrera en solitario y tu trabajo con Síntesis y lograr que no se parezcan ambos quehaceres?
Eso no es tan complicado. Síntesis ya tiene su sello establecido y es muy difícil que se parezca a mí. Soy yo quien debe cuidarse de no parecerme a ellos. Llevar ambas cosas sí es difícil, sobre todo por el factor tiempo, por los compromisos que aparecen de un lado y del otro, pero así estaré hasta que no existan contradicciones y pueda cumplir con ambas partes. Ahora trato de defender mucho mi carrera en solitario. Síntesis es mi escuela y mi familia, pero la familia es la primera que sabe cuándo uno debe volar, y sé que ellos, el día que sea, entenderán una decisión como esa, como mismo pasó con mi hermano.

Además de tu hermano mayor, ¿quién es X para ti?
Imagínate, tenemos una relación muy especial. Me lleva 13 años y siempre he dicho que es como mi tío y no mi hermano porque siempre me está regañando. Nosotros nos divertimos mucho, la pasamos muy bien y, por lo general, no hablamos de trabajo. El poco tiempo que tenemos para estar juntos jugamos PlayStation, vemos películas, pero no acostumbramos a hablar de nuestros proyectos, aunque cada cual en ese sentido está al tanto del otro.

Pero visualmente te ha aportado mucho ¿cierto?
En un principio sí, pues le pedí ayuda para el primer DVD que realicé con la EGREM, que luego resultó premiado —estoy hablando del álbum Señales— y supo captar muy bien la imagen que llevaba la música. El primer video fue Señales y me ayudó mucho a darme a conocer, luego vino Ángel, donde también estuvo Susana Pous, la esposa de X, coreógrafa de Danza Abierta, con quien aprendí mucho del lenguaje de la danza y del cual guardo muy gratos recuerdos; también fue premiado en los Lucas.

Luego de Señales aparece el disco Eme, ¿qué distancia hay de uno a otro?
El primero fue muy experimental, tenía apenas 20 años y todo reflejaba el mundo que se crean los adolecentes, muy fantasioso, con una atmosfera volátil, con muchos elementos sonoros; no parece un disco de música cubana. La mitad de ese disco fue en inglés y fue un gran atrevimiento. El segundo fonograma expresa de forma más madura cómo siento la música de mi país. Es un homenaje a la música de los años 50 e hicimos un estudio sobre las orquestaciones de Benny Moré, de varias cantantes de esa época, los pianos de Emiliano Salvador, de Bola de Nieve; y por eso uniéndolo todo, bebiendo de esas influencias, el resultado suena tan actual.

El disco Eme tuvo como clip promocional Buscando la inspiración ¿cómo fue tu experiencia con Joseph Ross?
Joseph y yo nos conocemos desde hace varios años, él empezaba su carrera como realizador. Le propuse hacerme un clip hace como cuatro años pero nos desconectamos. Luego, cuando Colibrí me aprueba el proyecto, él se sintió motivado para trabajar juntos al fin. Me presentó sus ideas y me encantaron, creo que si me dice que me tire de un quinto piso acepto porque confío plenamente en su resultado artístico. Es un hombre muy inteligente y nos apoyamos mucho en las locuras. Es mi amigo, y como artista lo admiro muchísimo y estoy muy satisfecha con el resultado, la aceptación y los premios obtenidos.

¿Qué escenarios te tendrán por estos días?
El Día de los Enamorados, el 14 de febrero, estaré en La Finca, frente a Rancho Palco, ofreciendo un concierto a tono con esa fecha tan especial, y el 16 en El Sauce, en una presentación que aprovecharé para mostrar mi video más reciente Alguien me detenga, del disco Eme. Fue filmado en España, dirigido por Sebastián Romero y el fotógrafo es un hombre muy importante que ha hecho trabajos muy interesantes en España, su nombre es Alfonso Casado. Es un video muy sencillo pero con una fotografía espectacular. Como invitados tendré a David Blanco y Danay Suárez.

¿Qué novedades te traerá el 2013?
Uno de los proyectos que tengo para este año tiene que ver con el mestizaje. Está relacionado con la descendencia de las diferentes etnias que tenemos los cubanos. Es una iniciativa de la UNESCO con apoyo multinacional, la colaboración del Ministerio de Cultura y la Oficina del Historiador de La Habana. Este clip servirá para pronunciarse en contra del racismo y a favor de la diversidad cultural de Cuba.

Haciendo referencia a tu canción, ¿dónde buscas la inspiración?
En cualquier parte, no tengo problemas con eso. Puede ser en una película, un libro, un viaje por carretera, mirando el mar.

¿Qué mensaje dejarás a nuestros lectores?
Que me alegra que tengan acceso a un sitio que demuestra que Cuba es mucho más que palmeras y música tradicional, tenemos una gama de colores musicales muy variados. Cuenten con mi apoyo incondicional.

De esta manera terminó nuestro encuentro, con la seguridad de volvernos a ver en otra ocasión. El pretexto puede ser su música, su disco, su clip. De hecho, sobran razones para descubrir siempre cosas nuevas en esta joven, dueña de una “síntesis” musical que, para suerte de todos, suena cubano.