Liuba María Hevia

Compositora, trovadora y cantante por excelencia. Ha llegado a convertirse en una de las voces imprescindibles del panorama musical cubano. Ofrece un trabajo de exquisita factura transitando sin prejuicios en un mundo en el que se funden elementos tradicionales y contemporáneos, logrando una personalidad artística muy singular.

Desde 1982 es parte del prestigioso movimiento de la Nueva Trova, fundado por figuras legendarias como Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, con quienes ha compartido varios de sus trabajos discográficos.

Sus canciones se caracterizan por la poesía, el lirismo de los textos y la acertada fusión de géneros musicales. Preocupada siempre por exaltar los valores humanos, en una sociedad consumista como la contemporánea, Liuba María Hevia propone temas con profundo sentido social. En sus composiciones afloran guajiras, boleros, sones, habaneras y además nos ofrece cuidadas versiones de grandes clásicos latinoamericanos.

Otra de sus cualidades especiales y con la cual desborda su poder de comunicación con el espectador se halla en su trabajo para los niños, con obras de la poetisa y trovadora cubana Ada Elba Pérez (Cuba, 1961 - 1992), temas propios así como la interpretación de clásicos del repertorio infantil hispanoamericano.

Liuba bebe de la savia de reconocidas trovadoras cubanas como María Teresa Vera, Sara González y Marta Valdés. De igual manera, lleva implícita en su obra la impronta de la destacada cantautora criolla Teresita Fernández.

Los conciertos que ofrece son espectáculos de exquisita factura. En ellos acerca al público a diversos géneros musicales, con sus versiones de la trova tradicional cubana, de tangos, milongas, ballenatos… así como a manifestaciones artísticas relevantes del teatro, la danza contemporánea y las artes plásticas.

La presencia en su grupo acompañante de las cuerdas clásicas como el cello y el violín, junto a instrumentos folklóricos cubanos como el tres y el laúd, unidos a su inconfundible voz, imprimen a su trabajo un sello personalísimo.

Hevia cuenta con más de una docena de discos, en los que resulta admirable sentir una inquietante necesidad de búsqueda; ese saber asumir siempre algo nuevo y original sin dejar de ser ella misma en cada entrega. Se estilo la distingue como una creadora incansable y auténtica, que enriquece día a día el contexto musical cubano.

Desde los primeros momentos de su carrera ha recibido múltiples premios y reconocimientos. Por solo citar dos ejemplos: mereció con solo 31 años la Distinción por la Cultura Nacional, máximo galardón que se otorga a los artistas por su trabajo y significativos aportes a la cultura cubana; y recientemente le fue otorgada la Medalla Alejo Carpentier.

De igual forma, la UNICEF la nombró en 2012 Embajadora de Buena Voluntad, en atención a la sostenida y cuidadosa labor que, como parte de su vocación por el trabajo social, realiza para los niños, no solo en grandes teatros, sino también en barrios y hospitales del país.

Tal y como ha expresado el Premio Nacional de Música José María Vitier, desde que Liuba llegó al escenario musical cubano, aportó un timbre inédito, un color irrepetible y que, sin embargo, el pueblo la supo reconocer de inmediato como algo esperado, deseado y necesario. Al decir del destacado músico: “Su obra nos enamora y nos ensancha”.

Liuba María Hevia ha llevado su música a Suiza, Canadá, Francia, España, Argentina, México, Perú, Venezuela, Chile, Colombia, Nicaragua, Bolivia y República Dominicana, entre otros países.

 

Último disco