Alain Pérez

Recibirás información de tus artistas preferidos a través de tu correo electrónico y móvil.

Alain Pérez

Pocos músicos han estado en el corazón del sonido de artistas como Chucho Valdés, Celia Cruz, Issac Delgado, Los Van Van, Enrique Morente y Paco de Lucía; pero Alain Pérez es uno de ellos.

Nació en Cuba en el año 1977 y se convirtió en un destacado bajista, cantante, compositor, arreglista y productor musical.

A los once años de edad, comienza a estudiar en el conservatorio de Cienfuegos. En el 1993 viaja a La Habana, donde se gradúa en guitarra, bajo y dirección coral.
En ese entonces sucedía la redifinición de la salsa moderna cubana, más conocida como timba. ¡Tremenda expresividad!, proclama NG La Banda.

Por el camino, Alain Pérez cambia de instrumento, convirtiéndose en bajista y director musical del grupo de Issac Delgado. Más tarde participa en los conciertos de la gran orquesta cubana Team Cuba; una combinación de las bandas más destacadas de la Isla: Los Van Van, NG La Banda, Issac Delgado y Adalberto Álvarez.

Tiempo después, Alain Pérez se traslada a Madrid. A principios del siglo XXI cambió el ritmo de esa ciudad. Cubanos y flamencos se entendían y practicaban un lenguaje común más allá del jazz, del son y de la bulería.

Alain había armado la banda europea de Celia Cruz y su leyenda crecía en los pequeños clubes de jazz. En el 2002, el flamenco Enrique Morente lo convoca para llevar el pulso rítmico del proyecto “África-Cuba-Cai”.

Forma parte de los “Piratas del flamenco”, con Niño Josele, Caramelo, Javier Colina, Diego El Cigala, El Piraña y Jerry González. Se abría así una puerta para la reaparición de Bebo Valdés.

Ese mismo año, Paco de Lucía le invita a grabar el CD Cositas buenas, y desde entonces se convierte en el bajista de la última banda del afamado guitarrista español.
Paco se enamora de la Isla, de su música, y Alain fue su guía en el país donde el genio de la guitarra flamenca vivió sus últimos meses de vida.

En la actualidad, el músico cubano promociona el CD Hablando con Juana, el cuarto de su carrera discográfica y el primero licenciado con una disquera cubana: Bis Music.

El disco abre nuevos caminos a la música cubana. Rescata elementos de la salsa cubana contemporánea con otras tradiciones más reposadas, el son y el bolero.

“Hablando con Juana es la música cubana que hago yo, preservando la esencia de sus raíces, la herencia de mis clásicos y sin dejar de mirar al futuro porque siempre mi música fue de referencia”, refiere el propio Alain en la presentación del álbum.

“Su carrera se elevó al máximo como bajista del genio flamenco Paco de Lucía. Ahora en su proyecto como solista ha grabado un disco lleno de energía y colores, donde muestra sus cualidades como compositor, arreglista y cantante, del cual espero un gran éxito”, escribe el maestro Chucho Valdés, quien añade: ¡Felicidades Alain, no pares!

Todas las obras fueron compuestas por su padre Gradelio Pérez, con excepción del tema “No quiero cuentos”, escrito por Juan Antonio Gómez Gil.

Después de una década al lado de Paco de Lucía, Alain tiene un poso flamenco que se manifiesta en “El ciego sin bastón”, un homenaje al maestro en el que suena la guitarra de Antonio Sánchez y la armónica de Antonio Serrano. Josemi Carmona participa en la balada “Siempre te amo”.

La banda de Alain cuenta con músicos de la talla de Iván Melón Lewis, quien destaca en “Celosa no”, un son dedicado al maestro Juan Formell.

Sin dudas, Alain Pérez es uno de los grandes músicos del siglo XXI, el cantante y tecladista de Irakere en 1994, el primer bajista que sustituyó a Juan Formell en Los Van Van, el hombre sencillo y carismático que trasmite energía y sentimiento en clave de rumba.

 

no existen próximos eventos.